La Flip solicitó una rectificación a la Alcaldía por su respuesta a la denuncia de pauta oficial

Flip

La polémica entre la Alcaldía de Medellín y la Fundación para la Libertad de Prensa -Flip– por la denuncia que hizo esta ONG el miércoles 12 de diciembre, en la que denunció una inversión cercana a los $130 mil millones en pauta oficial entre 2016 y 2017 durante la gestión de Federico Gutiérrez, continuó el jueves con una solicitud de información presentada por dicha entidad contra la Administración Municipal luego que esta respondiera que el informe con los cuestionamientos no era “cierto ni real”. 

Lea: Flip: Alcaldía de Medellín ha invertido $130 mil millones de recursos públicos en publicidad oficial

En la solicitud, la Flip indicó: “La Flip ratifica que la Alcaldía de Medellín sí gastó la suma de $130.272.827.997 en contratos de publicidad. Además, queremos subrayar las inconsistencias emitidas en su comunicado de ayer miércoles 12 de diciembre, en el que señala que el gasto de publicidad fue de $15.719.287.865. Esa cifra aportada por la Alcaldía es mentirosa no solo con la realidad encontrada por la Flip sino también con su primera respuesta oficial que reconocía gasto por $36.035.801.320”. 

Lea: Alcaldía descalifica informe de la Flip y dice que pauta oficial fue de $15.719 millones

La misiva, que usted puede visualizar haciendo clic acá, está fechada el 25 de septiembre del presente año y fue firmada por el secretario de Comunicaciones, Jorge Iván González. 

El miércoles, la Flip presentó el informe “Fico: el alcalde vanidoso”, y cuestionó el uso de $130 mil millones provenientes de recursos públicos para ser invertida en pauta oficial, destinada a proyectar una imagen positiva del alcalde Gutiérrez. 

Haga clic acá para visualizar el informe de la Flip, que hace parte del proyecto Pauta Visible, en el cual la ONG le hace seguimiento a la publicidad oficial que se paga con recursos públicos (ya publicaron los informes de Bogotá -$91 mil millones- y Barranquilla -$68 mil millones).

La entidad considera que esta puede ser una herramienta de “censura”, ya que “existen funcionarios que utilizan los recursos públicos para incidir en los contenidos de los medios de comunicación y así determinar qué se dice, cuándo se dice, qué se calla y hasta cuándo se calla”. 

En su respuesta, la Alcaldía señaló que el informe carecía de “rigor técnico y metodológico”, y que mezclaba “convocatorias sociales, información ciudadana, actividades misionales, promoción de inversión económica, entre otros aspectos, con pauta publicitaria”.