Sí hay habitaciones para tanto turista en Medellín

turista en Medellín

Medellín cada vez más es plan escogido por los turistas. Entre 2015 y 2018 creció en un 52% el número de extranjeros que la visitaron.

Medellín es la segunda puerta de entrada al país detrás de Bogotá.

En 2008 llegaron a Medellín 75.761 viajeros no colombianos, mientras en 2018 arribaron 323 mil, lo que significa un crecimiento del 326%. En 2012 había 165 hoteles con 7.120 habitaciones; seis años más tarde el panorama presentaba 790 hoteles con 15.520 cuartos, lo que se traduce en un crecimiento de 378% y de 117% en su orden.

Las cifras respaldan hechos como el mayor número de conexiones aéreas internacionales y más extranjeros en calles y restaurantes. Gustavo Toro, presidente de Cotelco, aseguró que el país tiene un promedio de ocupación del 55%, mientras Antioquia está cercano al 60%.

Publicidad

El líder gremial explica que si bien aún en ciudades como Medellín la mayor parte del turismo sigue siendo doméstico, el porcentaje de visitantes extranjeros está en aumento, mientras que en destinos como Cartagena y Bogotá, casi el 60% de las visitas son del exterior.

“Hemos notado una estabilización de nuevos metros cuadrados. La construcción de nuevos hoteles ha venido en descenso porque se acabó el beneficio tributario, lo que significa que vamos a mejorar la ocupación y la tarifa”, afirmó Toro.

 

De acuerdo con cifras del Bureau de Medellín, en 2018 el número de visitantes provenientes del exterior creció un 12% en Antioquia, con un poco más de 820 mil viajeros, lo que supera el crecimiento del país y del mundo con un 8 y un 6 por ciento respectivamente. “La ciudad mantiene una tendencia de crecimiento a ritmo acelerado, por encima de la media mundial: mientras que el mundo aumentó a razón del 5% en los últimos tres años, Medellín registró un 20% de crecimiento en el mismo periodo”, estiman desde el Bureau.

Entre las explicaciones del Bureau al crecimiento de esta región en el número de visitantes está la transformación que ha tenido la ciudad en la última década y ser sede de grandes eventos culturales, deportivos y de negocios. Ya se ubica como la segunda ciudad más competitiva del país, según el Índice de Competitividad Turística Regional de Colombia.

En la última década las dinámicas del turismo han variado. Ya la única alternativa no es una habitación de un hotel tradicional. Aplicaciones como Airbnb o los hostales son otras posibilidades que se abren campo.

Mauricio Bermúdez, gerente de Los Patios Hostal, ubicado en Manila, cuenta que en 2017 iniciaron con 21 habitaciones mixtas y dormitorios y finalizando 2018 ya habían abierto 30 habitaciones más, pues han mantenido una ocupación por encima del 80%, lo que los ha obligado a ampliar la nómina de empleados de 17 a 40.

En 2018 el número de visitantes provenientes del exterior creció un 12% en Antioquia, con un poco más de 820 mil viajeros, lo que supera el crecimiento del país y del mundo con un 8 y un 6 por ciento respectivamente.

“Los hostales están enfocados en los viajeros milenial, quienes buscan experiencias significativas”, dice Bermúdez. Él destaca que ese establecimiento ha sido reconocido como el mejor hostal de Latinoamérica y el décimo mejor del mundo, según el portal Hostel World.

114 mil estadounidenses visitaron Medellín en 2018.
114 mil estadounidenses visitaron Medellín en 2018.

 

¿Y cuáles problemas llegan con el turismo?

Aunque es claro que la actividad turística reporta un efecto económico importante para toda la cadena productiva de la ciudad, algunas de sus externalidades negativas se han visto disparadas, por lo que las autoridades locales buscan minimizarlas.

La explotación sexual de menores de edad, los denominados “narcotours”, el consumo de alucinógenos y hasta el hospedaje irregular en zonas residenciales que son utilizadas como lugares de rumba sin límites, son algunos de los problemas que vienen siendo recurrentes con extranjeros en zonas turísticas de la ciudad, entre ellas El Poblado.

Sandra Giraldo, gerente de El Poblado, explica que una de las dificultades mayores ha sido el control de los extranjeros que eligen dónde hospedarse por medio de la aplicación Airbnb, que más allá de su legalidad dificulta el control, pues explica que en ocasiones hay familias que eligen esta opción porque les resulta más económico rentar un apartamento, pero dice que hay otros casos en los que esos apartamentos son utilizados para fiestas con todo tipo de excesos, por lo que pide el apoyo de los administradores de las urbanizaciones.

En 2016, por ejemplo, las autoridades capturaron a Jay Harry Drivas, alias Jake, un ciudadano norteamericano sindicado de ser proxeneta de mujeres y menores de edad en la ciudad. Estos eran explotados sexualmente por extranjeros que se contactaban con Jake para conseguir ese tipo de servicios. El sindicado se suicidó estando en prisión.

Para controlar situaciones como estas, las autoridades locales en conjunto con Migración y Policía han desplegado campañas públicas en contra de esos delitos.

Por: Daniel Palacio Tamayo / daniel.palacio@vivirenelpoblado.com

 

Lea también:

El tour Medellín

Medellín, con boca de turista

Cambie de ruta y conozca los nuevos caminos del turismo en Medellín

Publicidad