Sí: El Poblado tiene gerente… y también Junta Administradora

El Poblado

El cargo no tiene poder de decisión ni presupuesto, además no cuenta con el favor de la ciudadanía en materia de alta participación. Lo mismo le ocurre a la Junta Administradora Local (JAL).

La renuncia de Sandra Giraldo durante la última semana de junio, fue la única forma de que ciudadanos se enteraran de la existencia del cargo de gerente de El Poblado. La figura no es nueva y opera en las comunas del Centro y en esta, la 14, por su tamaño y dinámicas.

Hoy Giraldo se desempeña como subsecretaria de Turismo de Medellín y tras su año y medio de labores reportó tareas en el proceso de recuperación del Lleras y de Poblado Centro y el programa de renovación de parques, además de fomentar el trabajo en red entre los líderes comunitarios, la ciudadanía y la Alcaldía. Juliana Coral la reemplazó la semana anterior.

El cargo, como quedó formulado desde el Municipio, no tiene poder de decisión ni presupuesto, pero sobre todo no cuenta con el favor de la ciudadanía en materia de alta participación, al igual que le ocurre a la Junta Administradora Local (JAL). “En El Poblado no hay preocupación por los asuntos públicos”, sentencia la edil Claudia Ramírez, después de tres años y medio de gestión.

Hay participación en las acciones comunales de los barrios tradicionales o en la junta de la Valorización, pero entre el gran volumen de residentes y la población flotante, los asuntos públicos pasan desapercibidos.

La JAL fue elegida por 39.811 sufragantes en octubre de 2015 (podían votar 61.684) y, de acuerdo con el análisis del edil Camilo Correa, “no hemos podido sacar a la gente de las urbanizaciones a vivir los procesos públicos. En El Poblado votamos masivamente y luego nos desprendemos”.

Con todo y eso, el mayor arraigo que siente que ha logrado la JAL es en el barrio, “porque con la Alcaldía no nos ha ido bien”, señala Ramírez, quien lamenta las puertas cerradas de algunas secretarías a los representantes de la ciudadanía. Como agravante, de los siete ediles elegidos en 2015 hoy solo quedan tres en actividad. Y el fenómeno no es nuevo porque esta JAL le había recibido el testimonio a solo dos ediles en 2016. Los otros cinco habían renunciado.

¿Lo importante en la JAL es hacerse elegir, perfilar la hoja de vida y hacerse visible para puestos de relevancia? Claudia Ramírez responde que no: “La capacidad de gestión es poca, pero la figura sí es útil”.

Así, sin el impacto debido, con miembros ausentes, con puertas cerradas, se vuelve a poner de manifiesto que la escena pública en El Poblado está cruda y que el Municipio debe hacer esfuerzos superiores para que la JAL, en equipo con la gerencia, sea para el ciudadano fuente de soluciones y para que los despachos de la Alcaldía no las consideren instancias optativas.

El contexto, de retos serios en seguridad, convivencia, movilidad, usos del suelo y medio ambiente, lo demanda.

 

Juliana Coral es la nueva gerente de El Poblado

Gerente de El Poblado fue nombrada como subsecretaria de Turismo

Publicidad