Meditar mientras camina por un bosque o navega en kayak

La meditación en movimiento es una técnica milenaria, pero poco difundida. Jordí Duque y Daniel Cardona la experimentan hace cuatro años con grupos de caminantes en el país.
Fotos cortesía Medihiking.

La meditación en movimiento es una técnica milenaria, pero poco difundida. Jordí Duque y Daniel Cardona la experimentan hace cuatro años con grupos de caminantes en el país.

Por: Sebastián Aguirre Eastman / sebastian.aguirre@vivirenelpoblado.com

“La caminata es como la vida misma: si te caes dando un paso es porque te faltó atención en el andar. Casi siempre, cuando te equivocas, es porque no estabas concentrado en lo que estabas haciendo”, dice Jordí Duque.

Publicidad

Tener atención plena y consciente no solo con la respiración sino con el próximo paso que darás, es el objetivo de meditar caminando, una técnica budista milenaria, pero que Jordí Duque (se llama Jorge, pero abrevia la pronunciación en inglés de su nombre y la primera letra de su apellido) y Daniel Cardona han convertido en un estilo de vida y desde hace cuatro años en su principal actividad económica.

Ya son famosos sus recorridos por rutas icónicas de nuestro país, y ahora han extendido su actividad a Chile, Brasil y Perú. Y preparan otros destinos.

Daniel, ingeniero industrial, y Jordí, comunicador social, son también deportistas: el primero fue nadador profesional y Jordí es caminante e instructor mindfulness y consultor empresarial en reducción del estrés.

Meditar mientras camina por un bosqueo navega en kayak
Fotos cortesía Medihiking.

Los pasos para una atención plena

Duque vivió durante un año y medio en Australia, donde estuvo realizando estudios. Allí conoció a caminantes de todo el mundo, con quienes coincidió en rutas europeas, principalmente, durante una estadía en París.

Mientras esto ocurría, Jordí practicaba la meditación, y al volver a Colombia, algunos amigos lo invitaron a caminar, y le propusieron que los ayudara a meditar, lo cual le llamó la atención.

Así nació su propuesta de hacer recorridos guiados en los que mezclaba el senderismo con la meditación, con la premisa de “experimentar sensaciones en el cuerpo y en las ideas y pensamientos que tengo al caminar”, afirma.

Comenzó con grupos pequeños y en lugares cercanos a Medellín, pero pronto tuvo no solo que ampliar los cupos sino extender sus fronteras.

Recibe gente de todo tipo, sin importar su condición física, si son expertos o no en las caminatas, novatos en la meditación o que ya hayan tenido sus salidas. Por eso las rutas las diseña con un nivel intermedio: entre dos y tres en una escala de uno a cinco, siendo 5 la mayor dificultad.

La técnica de la meditación en movimiento
Fotos cortesía Medihiking.

La técnica de la meditación en movimiento

Antes de iniciar el recorrido, Daniel y Jordí impregnan aromas relajantes en la nariz a los participantes, de modo que sus sentidos se activen y estén alertas a todas las sensaciones al caminar.

También efectúan ejercicios de calentamiento básico. La idea, suma Daniel, es que los practicantes no lleven cargas pesadas, solo lo necesario.

Tienen varias políticas: nadie carga lo de los demás, nadie ayuda a nadie (“hay gente acostumbrada a quejarse y apoyarse en otros”) y todos deben llegar al final con agua y alimentación. “Tienen que aprender a manejar la ansiedad”.

Al comienzo realizan ejercicios de media hora de caminata, luego entran en 30 a 40 minutos de silencio “para que observen lo que está pasando en su actividad mental”.

Posteriormente, explica Jordí, realizan una conversación en la que cada uno cuenta sus preocupaciones o sufrimientos. “Algunos dicen que pensaron en cómo pagar las cuentas de la próxima quincena, otros exponen sus casos de depresión o ansiedad”.

Duque dice que un ser humano puede tener entre 70 mil y 100 mil pensamientos en un día, y lo que buscan es que la persona sepa qué le está ocurriendo.

Una de las novedades recientes es que las meditaciones no solo las hacen al caminar; también tienen estas experiencias en el agua, en un kayak, o dentro de una cueva.
“Invitamos a tener atención plena al compartir con el otro, en la alimentación, sentados en un bosque, al tomar agua. Es aislarse y poner mente tranquila, observando el cuerpo, para generar estados de bienestar”, explican ambos.

En definitiva, es conectar mente y cuerpo para encontrar un estado óptimo.

Grupos de caminantes en Medellín

La ciudad cuenta con varias agrupaciones que realizan caminatas en los alrededores y municipios cercanos. Uno de ellos es el Club de Caminantes de Eafit, que por ejemplo el pasado 5 de mayo tuvo una salida a Ciudad Bolívar. El Índer también tiene un grupo que se dedica a recorrer las zonas rurales de Medellín, en especial los fines de semana.
También tienen club la Universidad de Antioquia, Los Patianchos, entre otros.

Lea también

Las huellas de los jóvenes caminantes

Andrea y el yoga, la cura al estrés de nuestros días

 

Publicidad