El túnel verde y la necedad de un colectivo

túnel verde

Se revivió la polémica por el llamado “túnel verde” por donde pasaría el tramo 2B del Metroplús, luego del aval del Área Metropolitana (autoridad ambiental competente) para el aprovechamiento forestal en este tramo del proyecto, decisión mediante la cual se da vía libre al proyecto en materia ambiental, luego de incluir algunas propuestas recientes de ciudadanos que interpusieron recursos legales.

Inmediatamente volvió la bulla de los integrantes del “colectivo túnel verde”, estos que han tenido privados por seis largos años a los habitantes de Envigado de poder disponer de una alternativa de transporte público masivo cerca a sus casas y lugares de trabajo.

Seis largos años han estado condenados los habitantes de este sector a no contar con más alternativas que el vehículo particular y los contaminantes buses que pasan por allí, por la acción de un colectivo que no representa el sentir de toda la comunidad, pero que sí ha hecho mucho ruido en sus protestas.

Publicidad

Razones meramente estéticas han tenido frenado un proyecto necesario para este municipio y el medio ambiente, que ya acumula cuantiosos sobrecostos, los cuales se cargarán finalmente al erario.

No conozco ninguna otra ciudad en el mundo donde la comunidad se oponga al paso del transporte público masivo en las inmediaciones de sus viviendas. Esto es un lujo que solo aquí se atreven a rechazar por necedad.

Necedad, porque los 133 árboles (de los 420 que hay en este tramo) que serían talados en ese corredor, serán reemplazados por 280 árboles más en otros lugares de Envigado próximos al proyecto. Y es que hay que hay mirar el ecosistema como algo macro y no como algo micro. Si no, no tendrían sentido las iniciativas que se vienen haciendo aquí en Medellín para contrarrestar lo ocurrido en la Amazonía. Todo sirve, aquí y allá.

Necedad, porque algunos de los árboles de este tramo se encuentran enfermos y en mal estado (como consta en un estudio de la autoridad ambiental). No es sino ver en la época de lluvias cómo caen con las ventiscas y las tormentas. Pero ahí sí no aparece el colectivo.

Necedad, porque dejar la avenida El Poblado con un solo carril para vehículos sería un craso error técnico, ya que el embotellamiento sería monumental. La enorme cantidad de vehículos existentes son ya una triste realidad y son precisamente una consecuencia de no haber ofrecido nuevas y mejores alternativas a la creciente población de esta zona, para movilizarse eficientemente.

Así pues que qué mejor alternativa para el desarrollo sostenible que contar con un medio de transporte público masivo como el Metroplús, que hoy viene implementando energías limpias con buses 100% eléctricos y que sería una gran solución para desincentivar el uso del vehículo particular y descongestionar el sur del Valle de Aburrá.

Por:  Pablo Jaramillo V.

 

Publicidad