“Ayudamos a que este país se transforme”

Finaktiva Pablo Santos

Recorrido de Vivir en El Poblado por el mundo startup. Una página para inspirarse y para conectarse. Disruptivos con cuento. Y con caja. Hoy: Finaktiva.

“Veinte minutos se toma diligenciar la solicitud del crédito y cinco días tarda el desembolso”: así explica Pablo Santos la forma como desde su fintech está ayudando al crecimiento de empresas “con más futuro que historia”. Cinco días, suena simple, y Finaktiva justo quiere que sea muy expedito: “Ayudamos a cerrar la brecha de financiación para empresas en etapa temprana”, agrega Santos.

Él es el cofundador de la holding Aktiva, que le apostó hace ocho años a resolver necesidades de financiación de las pymes, y desde 2018 es CEO de la filial Finaktiva, como apasionado del sector financiero y como enamorado de la mentoría a emprendedores, que ha desarrollado en Proantioquia, Ruta N, Cámara de Comercio, Créame y Andi del Futuro.
Pero muy expedito, aclara, no quiere decir carente de metas. “No somos una fundación, somos una compañía privada con ánimo de lucro, y creemos, por estatutos, en la importancia de generar impacto positivo para la sociedad”.

Publicidad

Su mercado registra que solo uno de cada cuatro emprendimientos accede a fuentes formales de financiación, más del 65% se autodestruye y solo el 30% llega al quinto año. “No le prestamos a cualquier tipo de empresa, apoyamos las que están iniciando, las innovadoras y con capacidad de crecer aceleradamente”.

¿Es posible unir negocios y corazón?, le pregunto y, con toda convicción, señala: “uno debe tener claro cuál es su propósito en la vida y cómo se conecta con su emprendimiento. El mío es ayudar a que otros sean mejores y lo conecto con el propósito de que las empresas colombianas crezcan”. Eso es corazón. Y Santos continúa: “Si esos emprendimientos logran crecer, este país será más equitativo y competitivo, más desarrollado, con mejores oportunidades”.

Finaktiva tras año y medio como financiera digital está en 19 ciudades, ha levantado 15 millones de dólares y cerca de 300 créditos y ha crecido cinco veces. “La estamos sacando del estadio”, celebra un Santos que no se libra de advertencias: “el mundo del emprendimiento es muy difícil. Hay que superar muchos obstáculos, agachar la cabeza, soportar que te cierren la puerta en la cara, pedir cacao. Exige cambiar y evolucionar para poder llegar”.

¿Cómo se le puede medir alguien a ese reto? “La forma de seguir adelante es tener claro el propósito superior”, responde.

 

Esta historia se publica en alianza con la ANDI del Futuro, el gremio del liderazgo emprendedor de Colombia. Tiene presencia en siete regiones del país, con más de 350 startup afiliadas y su propósito es trabajar para que el emprendimiento sea un motor de desarrollo social y económico.

 

¿Qué hacen mejor que los demás?

Mediante algoritmos y modelos de scoring entendemos las compañías y les prestamos basados en su futuro y no en su pasado, con tasas entre el 1 y el 1.5 mensuales.

 

¿Dónde proyectan su futuro?

Nos soñamos a Finaktiva como un neobanco para emprendedores, una institución financiera digital centrada en el cliente, con una experiencia de usuario impecable.

 

¿Cuál es el cliente ideal?

Empresas en etapa temprana, con uno a siete años; negocios probados, que necesitan recursos para escalar y ventas acumuladas por lo menos de 300 millones de pesos.

 

“Esta nueva generación se cree el cuento de que puede hacer las cosas bien. Está pensando en crear empleos formales, generar impacto positivo ambiental y social, está transformando industria. Así este país va a ser otro cuento”: Pablo Santos.

Publicidad