Piano a la moda

Yuja Wang es una de las pianistas más influyentes de la

Yuja Wang es una de las pianistas más influyentes de la escena actual. Ama la moda y revoluciona la puesta en escena.
Estará en Medellín.

Por Juan Pablo Tettay De Fex

Tiene 31 años. Toca desde los seis. Es un prodigio de la música, dicen unos. Lo cierto es que Yuja Wang, que se presentará el martes 25 de septiembre en el Teatro Metropolitano, es una de las pianistas más importantes del mundo en la actualidad.

Es polémica y revolucionaria. Sus entrevistas revelan cierto desparpajo. Critica, a veces, el mundo de la música clásica y es, además, un ícono de la moda.

Nació en China, donde recibió su formación musical. “Es el ejemplo del renacer musical que están viviendo los países orientales en este momento”, explica Ana María Orduz Espinal, pianista y profesora de la Universidad de Antioquia.

Su destreza técnica, su velocidad, su perspicacia musical aguda y su profundidad emocional, han hecho que su nombre nunca falte en las temporadas de música clásica de ciudades como Nueva York, Hong Kong, Praga, Tel Aviv, Berlín y Washington. Para Juan David Mora, docente de piano de la Universidad Eafit, la presencia de artistas como Wang en la ciudad mueven el mundo musical.

Ambos docentes coinciden en que Wang es un referente pues, además de su reconocida destreza técnica, es un modelo a seguir en temas como su puesta en escena. “Ella marca la diferencia, sobre todo en la presencia de los pianistas en el escenario”, explica Mora. De hecho, agrega, “hoy los críticos musicales juzgan más que su música, su performance y la forma en la que viste”.

Para Ana María Orduz, es esa puesta en escena la que ayuda a vincular a otros públicos y la que muestra una cara más moderna de la música clásica.

Artista de las emociones fuertes

Despuntó en la música internacional en 2007 cuando reemplazó a Martha Argerich como solista con la Boston Symphony Orchestra.

Los compositores románticos son sus preferidos, le gustan las emociones fuertes y expresarlas. Dice que cuando no toca para sí misma, escucha a Rihanna.

Desde 2009 graba un disco cada año y realiza cerca de 100 conciertos por temporada, un ritmo bastante pesado si se le suman viajes y ensayos.

Le gusta la moda, le dedica mucho tiempo y aunque sabe y dice que ni las minifaldas ni los fans la ayudan a tocar mejor, también cree que a un escenario hay que subir con algo más que una técnica impoluta.