Yacón: La raíz del agua

Yacón : La raíz del agua / Ilustración Gloria Mora
Yacón : La raíz del agua / Ilustración Gloria Mora

Yacón (Yacu) quiere decir agua en quechua. De allí viene el nombre del yacón, un tubérculo de textura crocante.

Por: Juan Pablo Tettay De Fex / juan.tettay@vivirenelpoblado.com

De sabor dulce y textura similar a la de la manzana, el yacón es un tubérculo que apenas se redescubre. A diferencia de vegetales similares como la yuca o la arracacha, se consume crudo. Es un alimento refrescante e hidratante.

Los orígenes del yacón están en los Andes. Popular en Perú y Bolivia, estuvo escondido del mercado urbano por lo menos unos 500 años. Su uso fue común en el Perú prehispánico. El primer escrito occidental sobre este tubérculo data de 1615, cuando el cronista Guaman Poma de Ayala lo incluyó en una lista de 55 cultivos nativos de los Andes.

Los incas consumían el yacón para hidratarse durante largos recorridos. Hoy, el uso más común es crudo en ensaladas. Después de pelarlo, se puede rallar y extraer su jugo: una refrescante y deliciosa bebida que si se lleva a cocción, produce un jarabe que sirve para endulzar, con la ventaja de que es un azúcar apta para diabéticos.

El yacón previene la caries, mejora la asimilación del calcio, disminuye triglicéridos y colesterol, fortalece defensas, previene infecciones gastrointestinales y es bajo en calorías.