Ya no tienen permiso

   
  
 Así se encontraba este sitio hace un mes. Ya los troncos fueron retirados por orden de la Secretaría de Gobierno. 
   
 Entre las carreras 36 y 37, cerca a la Iglesia La Divina Eucaristía, hay una cancha de micro fútbol y una zona verde con un sendero peatonal que conecta la zona del Parque Lleras con Provenza. Desde finales del año pasado, algunos comerciantes le hicieron una solicitud a la Subsecretaría Defensoría del Espacio Público, para prolongar su atención al cliente y disponer de espacios que según ellos estaban olvidados y deteriorados.
Para Amparo Gaviria, vicepresidente de la Junta Administradora Local y Presidente de la Junta de Acción Comunal Poblado Centro, “eso era una zona verde bonita y un día cualquiera la llenaron de troncos y mesas. La acera también la obstruyen, estamos indignados porque no nos tuvieron en cuenta, no sabemos quién da esos permisos por encima de la comunidad y las inspectoras”, dijo.
Para Gonzalo Robles, propietario del establecimiento que instaló los troncos donde estaba la zona verde, “esto era un barrial, un basurero y me contaron de varios atracos. Yo todos los días barro, riego y limpio, ahora está iluminado porque antes se vendía y se consumía vicio, algo que erradicamos con la inversión que hemos hecho. Entonces, la gente ve lo que quiere ver; es un tema de criterio, lo que queremos es conciliar y llegar a un equilibrio con la gente”, sostuvo el comerciante.

Aprovechamiento económico
Ese es el nombre del nuevo programa que la Alcaldía de Medellín implementaría en el espacio público cuando salga la resolución. Consiste en permitir que sillas y mesas sean puestas en lugares que el Plan de Ordenamiento Territorial permite, con el fin de estimular el uso del espacio público, máxime si se encuentra abandonado o deshabitado.
El Subsecretario de Espacio Público, Luis Fernando Restrepo, expresó que “el aprovechamiento económico del espacio público es, en términos prácticos, la ubicación en este de amoblamientos que permiten hacer más agradable el establecimiento, que permiten aprovechar el espacio con regulación, y, claro, con sus condiciones. Naturalmente, si el vecindario se queja, si se entorpece la libre circulación peatonal, si se destruye la naturaleza y hay exceso en la música, se entrará a revisar la situación”.

Troncos, mesas y sillas retiradas
A partir de los recientes recorridos del Municipio, y después de constatar personalmente la problemática, el Secretario de Gobierno, Juan Felipe Palau, ordenó quitar los troncos que habían sido puestos en el espacio público, y a los otros dos locales mover las mesas y sillas que estaban por fuera de sus establecimientos.
“El permiso de ellos estaba en trámite pero ya fueron notificados de que no se los dieron. Aparte del uso del espacio público, también los decibeles del ruido estaban por encima de los permitidos”, dijo la Inspectora 14B, Ana María Arredondo.
Andrés Felipe Grisales, Coordinador de Área de Regulación de la Subsecretaría Defensoría del Espacio Público, quien estuvo en ambos operativos, declaró que “procedimos a recuperar el espacio público y las zonas verdes basándonos en que primara la tranquilidad de la comunidad, ya que allí había consumo de bebidas a altas horas de la noche y música en vivo”.