Ya hay responsables y soluciones en la zona rural de El Poblado

 
 

¿Quién responde por la carrera 10?

La Secretaría de Obras Públicas, en comunicación del 8 de septiembre de este año ratificó que: “El Municipio de Medellín no construyó la carrera 10; esta vía corresponde a un acceso carreteable a las diferentes fincas del sector y las estructuras hidráulicas de cruce que posee la vía no fueron ni diseñadas ni construidas por el Municipio”. Explica que Obras Públicas ha realizado labores correctivas en la vía (parcheo, cunetas) por solicitud de la comunidad allí asentada, debido al deterioro producido por el desarrollo urbanístico. Y aclara que el Municipio no posee un proyecto de ampliación vial para la carrera 10, en esta zona. Por lo tanto, “el mejoramiento de la vía es una obligación urbanística del propietario que desarrolle su lote, en la longitud que le corresponda”, afirma Mauricio Valencia, Secretario de Obras Públicas en su comunicación.

¿Cómo van a arreglar la vía?

Según informa Planeación Municipal, en la actualidad el comité interinstitucional está evaluando la propuesta de que la parcelación Santa Girón o El Bosque, ubicada bajo la carrera 10, organice y pavimente la vía, (con una sección completa de 6 metros deancho), desde la glorieta de El Tesoro Los Balsos hasta la quebrada Zúñiga, como pago de sus obligaciones urbanísticas. Sin embargo, es necesario resolver otros problemas en estructuras hidráulicas y manejo de las quebradas, antes de hacer estos trabajos en la vía.

Primero hay que arreglar la estructura hidráulica montaña arriba

Uno de los principales problemas de esta zona es la desviación de las quebradas, desde más arriba de la carrera 10, por falta de una adecuada estructura hidráulica. Después de varias visitas técnicas, el comité interinstitucional identificó que la estructura hidráulica de la quebrada Chacaltaya 1 es insuficiente para el caudal de agua que recibe, porque fue construida hace varios años por propietarios de estos predios. Por ello se ha propuesto que la parcelación Santa Catalina de Siena mejore y amplíe esta estructura hidráulica (la propuesta es que cambiar el tubo actual por una estructura de 2 x 2 metros), a la altura de la Finca San Blas, (montaña arriba) también como compensación urbanística. “Con esta intervención se busca encauzar toda el agua de la quebrada y detener las filtraciones que deterioraban los predios más abajo y la vía en diversos cruces”, explica Planeación, quien aclara que no puede hacer este trabajo porque la estructura se encuentra en un predio privado, pero advierte que de aprobarse esta solución, los particulares deben concertar el arreglo, situación que hasta el momento no se ha logrado.

El comité interinstitucional se sigue reuniendo cada 15 días para hacerle seguimiento a este y otros procesos de la zona alta de El Poblado.

Planeación aclara que aunque las acciones ya están en curso, el pago de estas obligaciones urbanísticas y arreglo de daños dependen de la celeridad de los constructores (para obtener el recibo de obra) y de los residentes (para mejorar su calidad de vida). Pero espera que estos arreglos se hagan los próximos seis meses.

 
 
 
 

Residentes deben corregir daños

Corantioquia está revisando las concesiones que ha otorgado en la zona para el aprovechamiento de los caudales, porque algunas captaciones hechas más arriba de la carrera 10 son la causa de que las quebradas se desborden, se filtren y salgan en diferentes cruces de la vía. “La idea es que estas captaciones se pasen para más arriba, con el fin de evitar que el agua llegue sucia y se desvíe”, explica Planeación. Así mismo, desde finales de septiembre se le está notificando a otros residentes que corrijan taponamientos, desvíos y otros aprovechamientos indebidos hechos a las quebradas Chacaltaya y La Paulita. En el tramo donde la quebrada La Aguacatala pasa sobre la carrera 10, la Alcaldía intervendrá. Por ahora estudia la posibilidad de realizar una estructura que permita encauzar las aguas sin afectar la vía.

Finalmente, Corantioquia, después de revisar los cauces de las quebradas que se cortaban en la carrera 10, exigió a la urbanización Santa Catalina de Siena corregir las canalizaciones y sumideros hechos, y restituir la continuidad de las quebradas hacia abajo, a su cauce original.