Vuelve y juega

“Nada que cambia el asunto de las basuras. Los andenes de El Poblado siguen invadidos de bolsas, cerradas o abiertas y regadas, y así, llenos de animales”. Esta es la queja de María Luisa Jaramillo quien denuncia el mal rato que debe pasar al caminar por las aceras de la calle 10 y por el barrio Manila. “La gente dice que es culpa de los comerciantes y ellos, a su vez, que es del carro de basuras que no pasa tan frecuentemente como debería, pero en vez de estar chutándose la pelota debería ocuparse cada uno por tener este espacio más limpio y agradable”.