Voz Rosa/ Febrero (Quincena 2)

¿Comer de todo?

Si la comida sana se ha convertido en el objetivo de su vida, si la preocupación por lo que come le lleva a rechazar cualquier tipo de alimento que pueda ser sospechoso de ser transgénico, de haber sido cultivado con herbicidas o pesticidas y, como consecuencia de todo ello, esta manera de comer le aisla socialmente, ¡cuidado!, es posible que usted sea un buen candidato a convertirse en ortoréxico, un nuevo trastorno alimentario que ha sido definido por el médico norteamericano Steve Bratman en un libro publicado en Estados Unidos el pasado año con gran éxito editorial, que lleva por título Healthfood junkies (Yonquis de la comida sana).

Las víctimas de esta enfermedad convierten la comida en el centro de su existencia y esperan de ella toda clase de beneficios físicos e incluso morales, lo que les conduce a una dependencia similar a la de un drogadicto.

Lo más llamativo de esta alteración patológica es que, al igual que sucede con la anorexia y la bulimia, la ortorexia afecta a una parte de la sociedad que nada tiene que ver con sectores marginales o ignorantes. Numerosos famosos han pregonado a los cuatro vientos sus manías alimenticias, sin ser conscientes de que su comportamiento podría delatarles como víctimas de la ortorexia.

¿Sabía que Julia Roberts consume litros de leche de soya, que Wynona Rider bebe sólo Coca-Cola orgánica, que Jean Paul Gaultier ingiere diariamente 68 zumos de naranja, que Mel Gibson rechaza comer pechuga de pollo porque está convencido de que causan un aumento de las mamas o que Jennifer López toma tortilla hecha tan sólo con clara de huevo?

Según los expertos, entre las razones que pueden conducir a la ortorexia está la obsesión por buscar una mejor salud, el miedo a ser envenenado por la industria alimenticia y sus artificios o, curiosamente, haber encontrado una razón espiritual en comer un determinado alimento.


Ver

Lo que la moda sugiere ver en colores y estilos es lo que Miró Village propone en sus colecciones.

  • Cl. 9 No. 40-10
  • Tel: 268 1211
  • mirovillage @hotmail.com

Escuchar

No se pieda la música que hizo vibrar la generación de la bota campana y los festivales en Años 60 Bar. 

Acariciar

El único lugar donde es posible acariciar con todos los sentidos los productos frescos del campo. Distrifruver

  • Cra. 43B No. 8-11
  • Tel: 268 1007

Saborear

Los sabores también se degustan por los ojos. En Dogger la carta no solo es deliciosa, luce deliciosa.

o

Acariciar

Para sentir, ver, tocar o simplemente deleitarse, no hay nada mejor que las presentaciones de Pomona. ¡Sienta usted mismo!

s


La rumba fue en…

Niagara. Cinco Puertas. Elija una, entre y pase de lo lindo. No se le olvidará en mucho tiempo.

  • Cra. 38 No. 38-11
  • Tel: 268 8564

¿Donde está la música? No lo dude un solo instante. La música está en Liverpool Bar.

En Orleans Café Restaurante además de que uno se divierte de verdad, se encuentra con los amigos. ¡Increible!