Vivir en El Poblado es vivir en Medellín

     
      Vivir en El Poblado es vivir en Medellín 
        
       Según las cifras oficiales, El Poblado es el segundo centro de Medellín. Aquí acude una gran población de toda la ciudad, sea porque viene a trabajar a esta parte de la ciudad o porque viene de compras o hacer un negocio o a divertirse. El caso es que el visitante, provenga de donde provenga, se beneficia claramente de un espacio público de mayor calidad, pues este, precisamente por ser público no puede reclamarlo nadie para su propio beneficio.
    Las obras que se entregaron en estos años y las que están en ejecución o en proceso de licitación demuestran que las necesidades de arborización, espacio digno para caminar, paisaje urbano de buena calidad, no nos son ajenas, ni son exclusivas de un determinado sector de Medellín. La comunidad de toda la ciudad las reclama y lo más bello de todo es que la comunidad usa esos espacios y, en términos generales, los cuida y se siente orgullosa de ellos.
    Estamos a unos pocos días de elegir al sucesor de Fajardo, los retos para los próximos cuatro años son bastante grandes y las propuestas de los siete candidatos están sobre el tapete. Desde esta página quisiéramos aprovechar para pedirle a quien salga elegido que se comprometa directamente con El Poblado a hacer los ajustes necesarios para mejorar aquello que haya que mejorar y mantener en perfecto estado lo que recibe.
    Por ejemplo, es necesario que La 10 sea intervenida desde la Avenida de Los Industriales. El programa de aceras debería ser prioritario y la administración que llegue debería comprometerse a pagar la deuda de espacio público que tiene la ciudad con esta comunidad. Atender como se debe asuntos como reforestación, mantenimiento y limpieza de cuencas y nacimientos no es asunto que beneficie exclusivamente a nuestro barrio. Tocar el tema de los micro parques, paseos urbanos o el gran parque del Campestre, será una discusión en la que el nuevo Alcalde deberá intervenir.
    Es tiempo todavía de reflexionar por quiénes nos representarán en el Concejo y, especialmente por quién será el nuevo Alcalde, pues son tan diferentes los puntos de vista de los candidatos que siendo uno u otro el que resulte elegido, la ciudad que tendremos en cuatro años será definitivamente bien distinta a la de hoy.