Viviendo como en estrato ocho

Seis días después el concejal Fabio Estrada consolidó el concepto con su propuesta de cobros “más razonables”, en efecto, mediante una rebaja de tarifas.

El panorama mostrado por Ángel y por Estrada, a cuyas peticiones de correctivos, dicen, las reúne solo una casualidad, anuncia que los propietarios en Medellín pagan incluso más que los de Bogotá. Un estudio de la Lonja ha encontrado diferencias de hasta el 92% en bienes comparables.
Las tarifas fueron diseñadas en 1989 y reajustadas hace tres años. Por Ley se pueden mover entre el 1 por mil y el 16 por mil del valor catastral del predio, o 33 por mil en el caso de cierto tipo de lotes, y Medellín, insisten, eligió lo más alto además porque a la base de cálculo agregó una sobretasa metropolitana.

Otra posición

Los colombianos de aquí son entonces los propietarios tipo estrato ocho, lo que recuerda la famosa frase de Pedro Juan González, el Secretario de Hacienda de Juan Gómez, en pleno debate por la actualización catastral de 1999: “Medellín es la mejor ciudad del país porque nos hemos metido la mano al dril. Vivir aquí, con la calidad de vida que hay, cuesta”.

No obstante, en lo que se refiere a las tarifas, Iván Darío Cardona, Subsecretario de Catastro, cuestiona eso de “las más altas”, y dice que la desproporción solo afecta a casos específicos. Total, Medellín de todas formas tendría gente que paga cual colombiano tipo premium.

A juicio de Cardona, según las propiedades que sean sometidas a comparación el ejercicio va mostrando sus más y sus menos. Por esa misma razón, agrega, diseñar una rebaja general, estilo regadera, sería inconveniente para la ciudad: “Esperemos que la actualización catastral termine en todas las comunas; esa instancia es la correcta para revisar los desfases tarifarios y pensar en los ajustes”, propone.

Propuesta en marcha

Al plan por las nuevas tarifas, en opinión del concejal Estrada se debe anteponer un estudio del impacto que sufrirán las arcas públicas, además porque como lo recuerda Cardona, de Catastro, por Ley los ingresos de los municipios deben ser crecientes. Pero de todas formas, a su gusto, la meta por alcanzar el año entrante es en efecto una rebaja para los predios actualizados, incluso un programa de alivios en impuestos para los buenas pagas.

Ahora bien, ¿sería Medellín capaz de darse la pela de estrechar sus recaudos por predial y de rediseñar su esquema para cumplir con la obligación de crecimiento? Ángel, de la Lonja, opina que es mecesario: “Es pensar en un ajuste de tarifas progresivo, a 5 años; hay que hacerlo, asimismo por razones de competitividad”. Horacio Vélez, el Secretario de Hacienda, por su parte advierte que la ciudad debe procurar establecer radiografías precisas de su realidad, más basadas en análisis científicos que en hechos emocionales.