Viva el jardín / Novienbre(quincena 1)

 
 Publicado en la edición 402, Noviembre 15 de 2009 
   
 
 
 
Gloxinia
 
 
 
   
 
Se dice que algunos botánicos se refieren a esta hermosa flor con el nombre de sinningia, pero el hecho es que casi nadie lo usa, ya que el de gloxinia pertenece a una larga tradición que la ha dado a conocer ampliamente a través de los tiempos.
Propia de siembra en maceta, y de una maravillosa belleza, su floración puede repetirse una y otra vez gracias a la resistencia y vitalidad de sus tubérculos. La floración de la gloxinia constituye un espectáculo sorprendente. No tolera el sol directo, pero requiere de muy buena luz; debe abonarse un poco cada semana, ya que por desarrollar de modo continuo nuevos capullos y flores, requiere de un buen alimento.
La tierra debe mantenerse húmeda, y mientras no esté en floración, conviene rociarle un poco de agua tibia. Una vez marchitas sus flores, se extrae el tubérculo para nueva siembra en la maceta.