Viva el jardín / Mayo (quincena 2)

 
 Publicado en la edición 414, Mayo 22 de 2010 
   
 
 
 
Balsamina
 
 
 
   
 
Su nombre científico es Impatiens balsamina, pero se le conoce comúnmente como Balsamina o Besito de Jardín. De abundante floración, puede transcurrir un buen tiempo llena de flores, aún en invierno. Sus florecitas menudas son de color lila o naranja y se parecen a esas flores sencillas que se ven en el campo. Necesita de mucha humedad cuando está en tierra y responde bien si se pone en un recipiente con agua. Quienes la conocen recomiendan cambiarle el agua diariamente. Necesita un lugar soleado y se reproduce por medio de esquejes. En estado adulto alcanza a medir 75 centímetros de altura y sus frutos al madurar se abren de forma explosiva al menor contacto. En un recipiente con agua, los vástagos más finos desarrollan muy bien sus raíces y es conveniente plantarlos en una maceta con buena tierra.
Un consejo que se repite generalmente en relación con el cuidado de plantas, se le adjudica a la Balsamina: colocar algunas piedrecitas en el fondo de la maceta.