Viva el jardín / Marzo (quincena 2)

 
 Publicado en la edición 410, Marzo 27 de 2010 
   
 
 
 
Croto
 
 
 
   
 
El Croto, esencialmente tropical, es una de esas plantas populares que mantiene su atractivo y su belleza con cierta discreción, sin exhibicionismos, y sin embargo, qué encanto el de esas hojas de hermosas líneas en sus variedades de anchas y angostas. Sembradas en un buen matero adquieren una figura de arbusto copiosa y robusta siempre que se les riegue con frecuencia, apelando incluso a un plato con agua sobre el cual se deposita el matero. Esta planta necesita mucho sol, y mientras más lo reciba, más hermosas lucirán sus hojas, pero tampoco le conviene un exceso de calor, y en caso de darse, es necesario rociarla a diario, ojalá dos veces por día. Es bueno abonarla con un poco de fertilizante.
Se reproduce por medio de esquejes, y los vástagos jóvenes desarrollan raíces fácilmente, en especial en tierra arenosa. Algunos crotos pueden tener flor pero de escasa importancia, y se aconseja suprimirla para un mejor desarrollo de la planta.