Viva el jardín / Enero (quincena 2)

 
 Publicado en la edición 406, enero 31 de 2010 
   
 
 
 
Hortensia
 
 
 
   
 
Es una de esas plantas muy conocidas y populares, que lo mismo puede sembrarse en maceta o en eras. Vive una suntuosa floración en sus variedades más comunes: azul, blanco, rosado, y la roja, más escasa y espectacular que podría catalogarse más bien como de tono coral. Las hortensias lucen muy bien si se las siembra en buenos espacios propicios para nutrir sus hojas y formar una planta magnífica. Posee la propiedad de matizarse, y es frecuente el caso de que una hortensia rosada se convierta, con el paso del tiempo, en azul.
Debe ser regada en forma abundante ya que es grande su necesidad de agua. Requiere una muy buena iluminación, pero nunca de modo que el sol le llegue directo, pues marchitaría su florescencia. Después de podarla deben dejarse algunos vástagos pequeños y verdes. Se da el caso de jardineros que la siembran directamente en la tierra, escogiendo previamente un lugar espacioso.
A veces la mata de hortensia se convierte en arbusto.