Vestido pañoleta

Vestido pañoleta
Los vestidos tipo pañoleta son prácticos, cómodos y hermosos. En la semana de la moda de Milán hicieron presencia en la pasarela de Ferragamo.
 

 paoletapucci

   Pucci –  Primavera verano 2012 (Milán)
Los vestidos tipo pañoleta no han sido la prenda más popular de Medellín. Suelen ser importados y requieren un cuerpo esbelto y firme pues las telas en que se hacen no son la más favorecedoras. Se les ha dado este nombre porque muchos de ellos son creados con materiales de pañoletas de seda y su silueta se asemeja a llevar una pañoleta grande que se desprende del cuello.
 
Sus características son un colorido alegre con diseños recargados en los estampados en seda. Son sueltos con algunas secciones entalladas, en la cintura o en el busto, y se amarran detrás del cuello, a la espalda o con tirante delgados. Su belleza está en el movimiento del vestido, el corte del dobladillo no es uniforme ni recto, dándole una caída en puntas desiguales y permitiéndole a la mujer revelar diferentes secciones de sus piernas al caminar o moverse.
 
La semana de la moda terminó en Milan ayer y entre las muchas tendencias que se vieron, y que eligieron las revistas especializadas en moda, como tejidos, tops ultra cortos y un estilo de los años 20, los vestidos pañoleta de Salvatore Ferragamo y otros, se destacaron en las pasarelas. Ellos son perfectos para añadirse al clóset de la primavera y verano, y la otra ventaja de este vestido para la época de vacaciones es que son tan ligeros que no ocupan mucho espacio en el equipaje, y sus materiales permiten que el vestido salga de la maleta sin una arruga.
 
 ferragamo
   Ferragamo – Primavera verano 2012 (Milán)
Lo ideal para acompañar estos vestidos son sandalias, planas o de tacón alto según la ocasión, la hora del día y el largo del vestido. Y como suelen tener mucho diseño en el textil y un colorido bastante llamativo, los accesorios no son tan necesarios, una cartera pequeña, algunas pulseras y unas aretas bastan.