Vélib, bicicletas para mejorar la movilidad

 
 
   
 
París las estrenó en julio de 2007, para tratar de darle solución a su conflicto de movilidad en las horas pico, y para culturizar a sus ciudadanos a usar otro medio de transporte, no contaminante y saludable para quienes lo utilizan.
Las vélib son bicicletas que se toman en diferentes estaciones de la ciudad, haciendo el pago correspondiente con una tarjeta de crédito, para que el usuario la disfrute por cualquier zona de la ciudad y luego la entregue en otra estación vélib. Cada una de estas cuenta con una computadora que permite obtener pases de un día y una semana, recargar cuentas de suscriptores anuales, obtener información del sistema y estaciones, contactar con el servicio de soporte y ver el estado de cuenta.
Estas bicicletas de libre servicio en París, despejaron las dudas iniciales que había sobre la viabilidad del sistema, y han registrado más de 26 millones de viajes en su primer año. Una encuesta reciente encargada por la Alcaldía de París indicó que un 94% de los usuarios de vélib se manifiestan satisfechos con el servicio, y aseguran que lo recomendarían a un amigo. Actualmente, este es el proyecto de renta de bicicletas más grande del mundo.
También se ha informado de problemas de seguridad, pese a que París cuenta con más de 370 kilómetros de carriles exclusivos para bicicletas. Desde la inauguración del sistema, tres usuarios de vélib murieron atropellados por carros. El año pasado, un total de 700 ciclistas sufrieron accidentes en París, un aumento de 37% respecto a 2006, según la Policía.
No obstante, ciudades como Barcelona, Ámsterdam y Bruselas, también han replicado el servicio con el fin de descongestionar sus vías, y darle a sus ciudadanos otra opción para movilizarse sin generar contaminación y crecer culturalmente.
¿Y en Medellín qué?
El tema se ha debatido en la Mesa de Planificación, integrada por Planeación Municipal, la Empresa de Desarrollo Urbano (Edu), la Secretaría de Obras Públicas, entre otras, y entes descentralizados como el Inder. Sin embargo, inicialmente la Alcaldía ha priorizado la elaboración de un sistema de ciclorrutas que ya se encuentran contempladas en el Plan de Desarrollo para la ciudad, con el fin de afrontar de la mejor manera los venideros juegos deportivos Odesur en 2010.
El circuito iría desde la Unidad Deportiva María Luisa Calle, continuaría por la carrera 70 hasta la Unidad Deportiva de Belén, seguiría hacia Unicentro para luego coger la 70 y llegar al estadio. Después de recorrer ese sector occidental de Medellín, se prolongaría hasta la calle Colombia y el sector de La Iguaná, para tomar la carrera 65 hasta el Parque Juanes de la Paz y la Unidad Deportiva de Castilla, regresar a la 65 hasta el Aeropuerto Olaya Herrera, llegar al Club El Rodeo y terminar donde comenzó para completar el anillo de ciclorrutas, en la Unidad Deportiva María Luisa Calle.
Gustavo Restrepo, Gerente de Proyectos Urbanos de la Edu, informó que la construcción de dicho circuito iría acompañado de bulevares con renovación arbórea, mejoramiento del espacio público para peatones, iluminación y bancas, entre otras intervenciones.
Para Restrepo, “hasta que este circuito de ciclorrutas no se encuentre terminado, no sería bueno implantar un sistema como las vélib porque hace falta espacio para ello en la ciudad. En un futuro, sería un sueño para la parte plana de Medellín ya que las vélib ordenarían la movilidad y contribuirían con el tema ambiental gracias a las ciclorrutas, que deben estar ligadas a los estacionamientos de bicicletas, al Metroplús, al Metro y a los centros comerciales para hacer un sistema más completo, como ocurre en Europa o en ciudades latinas como Ciudad de México y Buenos Aires”, dijo.