Chimenea rodante salió de las calles rumbo al taller

vehículo contaminante o Chimenea rodante

Hicimos la tarea, como lo propusimos en el editorial de la semana pasada, de reportar por redes sociales y a la secretaría de Movilidad un vehículo contaminante. Así fue el seguimiento.

A las 2:25 de la tarde del viernes 8 de marzo descubrí nuestro objetivo. Era un camión que provenía del sector de Guayabal con rumbo a El Poblado y que descendía por el puente de la calle 10, sobre la glorieta de Las Vegas.

Ya en el puente divisé a la distancia las primeras bocanadas de humo, que se originaban casi siempre al acelerar después de detenerse. Más cerca vi que era un cementero.

El ejercicio que quería hacer es el que propuso Vivir en El Poblado la semana pasada en su nota editorial y que avalan el Área Metropolitana como autoridad ambiental y la Secretaría de Movilidad, para mitigar la contingencia del aire: reportar las “chimeneas ambulantes” que circulan por las vías de Medellín y los municipios vecinos; aquellos vehículos que con sus gases inciden en que estemos en los estados de prevención y de alerta. Escogimos uno de forma aleatoria, sin ningún criterio en particular.

Humo sin control

La calle 10 mostraba la congestión esperada para un día en el que a las 4:00 de la tarde daba inicio el pico y placa extendido por el estado de alerta. Muchos carros, particulares en su mayoría y en turno de restricción, corrían para estar en un lugar fijo en la hora indicada.

El cementero aceleraba y frenaba, botaba humo y continuaba. Con cámara en mano, fui detallando su recorrido que continuó por la calle 10 hasta tomar la loma de El Tesoro, donde comenzaba a insinuarse una fila de carros que tenían como destino la zona del mismo nombre.

El trino con la denuncia lo envié a las 2:35 de la tarde. “Hola @sttmed reporto este cementero, chimenea ambulante. Calle 10 x 43D en El Poblado. Placa WCN811”.
Tras reportar el caso, el cementero siguió circulando, y ante la congestión, el pare y siga era permanente, y con ello la bocanada de humo y los gases al aire.

La escena fue la misma hasta que el camión tomó la carrera 29 para pasar por el frente del Parque Comercial El Tesoro y luego cruzar la loma de Los González. Allí llegó a su destino: una obra residencial cerca de Los Balsos.

En 4.2 kilómetros de trayecto, que el vehículo recorrió en unos quince minutos, no vi ningún agente ejerciendo control.

A las 3:11 de la tarde, Cementos Argos respondió desde su cuenta: “Hola. Gracias por tu reporte. Iniciaremos la investigación correspondiente y te estaremos contando los avances”.

A las 3:15 de la tarde, es decir 40 minutos después de que envié la denuncia por Twitter, la Secretaría de Movilidad apareció: “gracias por tu reporte. Pondremos al tanto al área encargada para que tome medidas. ¡Saludos!”.

Reporte inmediato, medidas en proceso

  1. La Secretaría de Movilidad informó que al conocer el caso vía Twitter, el grupo ambiental de la entidad se encarga de hacerles seguimiento a los vehículos reportados y al final de mes comparte un balance de resultados, por tanto, solo hasta principios de abril se sabría qué proceso se le sigue al presunto infractor.
  2. Cementos Argos confirmó que envió el carro al taller para revisión. En cuanto a las acciones dirigidas para hallar soluciones sostenibles con su flota, indicó que cuentan con carros mezcladores con inyección de aditivos para mejorar la combustión. En Medellín cuentan con cuatro carros mezcladores con sistemas de catalización que trata los óxidos de nitrógeno de los gases de la combustión a través de la inyección de urea como catalizador y los convierte en agua y nitrógeno. Proyectan la llegada de 20 más en próximos meses. Además, poseen dos carros mezcladores eléctricos híbridos.

 

Publicidad