Unión por la seguridad

    Unión por la seguridad
    Distribuir 250 policías en una comunidad de 120 mil habitantes, sin contar la población flotante, es casi tarea de titanes

    Cada vez que ocurren acontecimientos significativos que desestabilizan el orden público en la comuna 14 o afectan la imagen de esta zona de Medellín, las diferentes organizaciones sectoriales y zonales claman por la seguridad. Como consecuencia se toman determinaciones, nuevas estrategias que apuntan a contrarrestar los hechos negativos.
    Sucedió recientemente con el asesinato del ciudadano estadounidense dentro de uno de los hostales de El Poblado, en un atraco común. El suceso motivó una reunión casi que inmediata de la Policía con los dueños y administradores de este tipo de establecimientos, de la que resultaron varias decisiones importantes que apuntan a tener un Poblado más seguro para todos.
    En primer lugar, se determinó aumentar a 10 el número de cuadrantes de seguridad de la comuna 14. El nuevo cuadrante estará circunscrito a Provenza, la Vía Primavera y el Parque Lleras, áreas en las que se encuentra la mayoría de hospedajes que reciben a los llamados “mochileros”. Aunque en principio suena muy bien tener un cuadrante más para la vigilancia policial de El Poblado, surgen de inmediato varias dudas: por ejemplo, ¿llegarán nuevos agentes a la Estación Poblado o se reducirán los integrantes de los otros nueve cuadrantes con el fin de conformar el décimo? No es tan sencillo, porque ya hemos visto cómo una reciente carpa de seguridad, ubicada en Provenza, se mantiene sola, sin la presencia policial esperada. Al fin y al cabo, distribuir 250 policías en una comunidad de 120 mil habitantes, sin contar la población flotante, es casi tarea de titanes.
    De ahí que las soluciones tecnológicas se hagan cada vez más indispensables y se haya pensado, en segundo lugar, en instalar cámaras de seguridad dentro de los hostales o en sus alrededores. Ya los hosteleros, unidos, están haciendo las averiguaciones necesarias para saber los costos que les demandará la implementación del sistema de cámaras de vigilancia articulado con las autoridades, y definir formas de financiación.
    La Policía hizo, además, otras recomendaciones que ayudarán a los dueños de los hostales y a sus empleados a mantener un mayor control sobre su actividad, de tal manera que a la par que mejoran el servicio y la seguridad contribuyan a elevar la calidad de la oferta turística, hecho que beneficiaría a El Poblado y a la ciudad en general.
    De este asunto hay algo muy destacable y es constatar cómo en la comuna 14 es cada vez mayor el número de personas, gremios y organizaciones que trabajan por un objetivo común. En síntesis, se ha ido construyendo tejido social. Solo falta enlazar todos esos esfuerzos sectoriales y que se escuchen más entre ellos con el convencimiento de que trabajando unidos podrían ser más efectivos y conseguir mejores resultados.