Una obra con crítica social

   
     
  La venta de sacol en bolsas, la reutilización de materiales para hacer una pipa y fumar bazuco, los decomisos de canecas de químicos que procesan la cocaína y su final incautación por parte de la policía, son las temáticas que esta exposición en la Galería de la Oficina se pueden recorrer y analizar en espacios diferentes.
Usando la fotografía, la instalación, técnicas mixtas y sobre todo mucha investigación y trabajo de campo, Camilo toca la problemática de las sustancias ilícitas en sus respectivos procesos. “Es una versión mía acerca del consumo de drogas y lo que genera socialmente en Medellín. El interés surgió del contacto con estas situaciones, la mirada que hago sobre estos temas es que me gusta indagar no por las personas ni la indigencia como se aborda a veces en la fotografía, sino a través de los objetos y los desechos, es una mirada para mí respetuosa”, dijo este ingeniero mecánico, magíster en estética y docente de fotografía en algunas universidades de la ciudad.

De calle y mafia
La exposición se divide en cinco momentos y escalas diferentes de la venta y consumo de estupefacientes. Figuritas en el suelo, es el título que el autor le dio a una exhibición de bolsas plásticas negras, en las cuales niños indigentes inhalan el pegante y cuando terminan son arrojadas al suelo. Estas dejan figuras extrañas, formas que evidencian el daño que esta sustancia hace en un niño y que al artista recogió y fotografió.
“Una pipa para fumar bazuco es quizá el objeto más infame dentro del gran escaparate que conforman las ciudades. Un trasto roído, hecho con basura, destinado al más innoble de los vicios, empuñado por las manos más amenazantes. Un ingenio insignificante para ser el mito de tantas pesadillas”, escribió Pascual Gaviria sobre esta muestra y el consumo de bazuco en la ciudad.
Durante un año, el autor de esta exposición recolectó 140 pipas producto de una realidad cotidiana en algunos sectores del Centro de Medellín. Nuevamente usó la fotografía sin necesidad de mostrar las personas, sino en forma de catálogo de pipas como si estuvieran a la venta. La recursividad y el deterioro a la vez con lapiceros, repuestos, jeringas y demás objetos que componen las pipas, dan fe de dicha problemática.
Con las secciones Great for cooking y Blanca sobre blanco, Restrepo lleva su tema de exposición al campo de la cocaína, desde su misma elaboración en los laboratorios, hasta su decomiso produciendo capturas y minimalistas formas en que la policía exhibe los paquetes de la famosa sustancia.
Esta muestra se puede visitar durante la primera quincena de octubre en la Galería de la Oficina.
Informes: 266 2707.