“Un rompecabezas”

Space hoy
“Un rompecabezas”
“Usted lo mueve y encuentra otra cosita y lo tiene que volver a mover, y cada movimiento implica un cambio”


Claudia Restrepo

Dos meses después del colapso de la torre 6 de Space, la vicealcaldesa de Educación, Cultura, Participación, Recreación y Deporte, Claudia Restrepo, da cuenta de la situación actual de Space y los edificios Continental Towers y Asensi.

¿Qué alcance tendrá el estudio que está adelantando la Universidad de Los Andes en relación con lo ocurrido en Space?
“El estudio de la Universidad de Los Andes va a arrojar cuatro productos: el primero es la evaluación y el estado del eje (torre) 1 al 4 de Space. Una vez tengamos claro qué hacer con esos ejes, definiremos la ruta a seguir. Entre el 16 y el 20 de enero la Universidad nos entregará ese concepto técnico y nos dirá si es necesaria la demolición de esas torres o si son recuperables.

El segundo producto planteará la causa del fallo de la torre 6. Hoy tenemos una cosa clara y es que hubo un problema en el modelo estructural, pero hay que evaluar si también lo hubo de materiales, de asentamiento de tierra, o de configuración de diseño, no solo de diseño estructural sino arquitectónico; se están evaluando las diferentes posibilidades a través de la toma de muestras. Paralelamente estamos avanzando en la orden de implosión de la torre 5. Para la implosión, la constructora CDO contrató a la empresa caleña Atila y ha venido trabajando con ella y con la Universidad de los Andes en la definición de este proceso”.

¿Cuándo se realizará la implosión?
“Estaría prevista para ejecutarse la segunda semana de enero, pero como en ese mismo tiempo la Universidad de los Andes va a determinar si el eje de la 1 a la 4 tiene fallas, el Municipio ha dispuesto que bajo ninguna circunstancia se haría más de una implosión. Si efectivamente hay problemas en la torre 1, 2, 3 y 4, se aplazaría la implosión de la torre 5, de manera que podamos planificar la implosión de la edificación, pero en su totalidad”.

¿Qué más va a entregar la Universidad de Los Andes?
Hay un tercer producto y es una valoración por parte de tres expertos internacionales sobre la validez del modelo estructural (el tamaño de las columnas, lo que soporta la carga y el peso de la estructura del edificio, etcétera) utilizado en ese tipo de edificaciones, es decir, sobre lo que nosotros denominamos la configuración estructural. Según los resultados, tendríamos que entrar a analizar qué tan conveniente sería ese tipo de modelación. El último producto es el acompañamiento de la institución en la toma de decisiones y la ruta a seguir, cuándo debemos o no permitir habitar las otras edificaciones si así fuera, y todo el tema de consultoría y acompañamiento técnico”.

¿Y cuál es el caso de Continental Towers y Asensi?
“Es distinto al de Space porque en ninguna de ellas se ha determinado riesgo inminente, en ellas lo que se ha identificado es un riesgo que implica evacuación, fundamentalmente por el modelo de cargas del edificio, es decir, porque se entiende que el modelo estructural no da suficiente soporte a la carga viva y tampoco a la carga muerta del propio edificio”.

¿Qué va a pasar con estas dos urbanizaciones?
“En el caso de Asensi, la constructora, conjuntamente con la copropiedad, definió hacer un estudio con un experto para determinar cuál será la ruta de reforzamiento de la edificación.

En Continental, establecieron que entre el ingeniero Rochel Awad y la empresa Sipi (Soluciones Integrales en Proyectos de Ingeniería) harán una valoración diagnóstica. Finalmente, será el Municipio el que les diga a los propietarios si pueden o no vivir allí, decisión que tomaremos apoyados en la Universidad de Los Andes. Esta va a estudiar el plan de trabajo que presenten la constructora y la copropiedad.

¿CDO ya pagó al Municipio de Medellín el dinero por los costos que se desprendieron del rescate de las víctimas y el control de la zona?
“El cobro real con factura no se le ha hecho a CDO. Al terminar el rescate, entramos a la segunda fase que fue la recuperación de la zona, y en ese momento se creó una unidad de supervisión y control en el Dagrd, se estableció que la entidad controlaría la zona, pero que el administrador y ejecutor sería la constructora CDO. Esta debería responder por la seguridad, la señalética y todo el esquema de control del sector y se le informó que el Municipio le replicaría los costos de la operación de rescate y todo lo que ocurriera en adelante. La unidad de control no ha autorizado la facturación porque por ley debemos tener todos los documentos de soporte para poder replicar el costo a la constructora”.

Se dijo que podrían ser aproximadamente 1.500 millones de pesos.
“Puede ser más o puede ser menos. Hay muchas cosas que no tenemos cómo cobrar pues no hay facturas de soporte porque fueron en donaciones. La totalidad de los costos del rescate no siempre significó una erogación del Municipio, este solo podrá cobrar donde efectivamente hubo una erogación. Lo que hay que aclarar muy bien es que la operación costó entre 1.000 y 1.500 millones de pesos, pero, ¿todo eso se le podrá cobrar a la constructora? No, porque solo se podrá cobrar lo que significó una erogación”.

¿Cuántas familias de las torres 5 y 6 de Space han conciliado con la constructora?
“La constructora ha venido en un proceso de negociación con las familias de las torres 5 y 6. A la fecha están pendientes por conciliar dos familias inquilinas y tres propietarias. CDO nos reporta que atienden mensualmente alrededor de 1.000 millones de pesos en auxilios de vivienda de las diferentes familias y 10.000 millones representados en los acuerdos económicos a los que han llegado con las familias que han decidido conciliar” .

¿Teniendo en cuenta la magnitud del problema y los recursos económicos que ha tenido y tendrá que desembolsar la constructora, cree usted que podrá responder con todo?
“La constructora desde el primer día ha tenido una disposición absoluta a facilitar la negociación con las familias y hasta el momento no hay nada que nos lleve a pensar lo contrario. Tuvo sus momentos erráticos de comunicación donde como municipio tuvimos que entrar a facilitar la relación entre la constructora y las familias. Cada vez tiene un modelo de gerencia de crisis mucho más claro”.

¿En términos de salubridad, cómo está la zona?
“Hicimos fumigaciones y operativos generales de salubridad durante la operación de rescate y ahora. La zona está con una declaratoria de salubridad normal, pero si requiere controles regulares”.

¿Y en cuanto a la seguridad?
“No tenemos ningún reporte formal de saqueo de apartamentos ni robos. Sabemos que hubo robos durante el proceso de rescate, sin embargo no tenemos denuncias formales”.

¿Cuál es el mayor problema hoy?
“Que las aseguradoras de las zonas comunes anunciaron que van hasta el 27 de diciembre. La preocupación entonces para la constructora es irse quedando sola porque puede aumentar la presión sobre ella, y para el Municipio es que estábamos evaluando la posibilidad de abrir algunas áreas de movilidad en la zona, pero en el momento en que se retiren las aseguradoras los afectados de las urbanizaciones no van a estar interesados en que se habiliten las zonas de circulación, porque se hará mas difícil el control y se complicaría aún más sin existir pólizas vigentes”.

¿Qué piensa hacer la Alcaldía frente a esto?
“La norma establece que ellos pueden unilateralmente retirar la póliza, pero lo que estamos argumentando y planteamos con la Defensoría del Pueblo y la Personería, es que si bien el derecho privado permite que una aseguradora se retire en un momento determinado, aquí hay una declaratoria de calamidad pública, y ante esta el derecho privado tiene limitaciones. Estamos estableciendo la ruta jurídica, para muy seguramente a través de una tutela evitar que el derecho fundamental quede desprotegido y para que no prime ese derecho privado de las aseguradoras”.

¿Ahora, qué sigue?
“El Municipio dirigió al Gobierno Nacional un documento que va más allá del incidente, tenemos que evitar que esto se repita y esto depende, entre otras cosas, de que tomemos algunas decisiones de normativa, que no son de alcance municipal sino nacional. Nos hemos propuesto la tarea de liderar esos procesos en la agenda nacional, para garantizar que haya unas actuaciones muy prontas.

El gran aprendizaje para nosotros y una de las cosas que no se nos puede olvidar es que parte del restablecimiento de la catástrofe tiene que ir mediado porque se mejore el sistema de normativa de la vivienda y que efectivamente se pueda hablar de vivienda segura, porque lo que Space demostró fue la vulnerabilidad de una familia frente a la compra de una vivienda”.

“El mayor problema hoy es que las aseguradoras de las zonas comunes anunciaron que van hasta el 27 de diciembre”