Un par de lecciones

Fotos cortesía EPM.

Los seres humanos hemos demostrado nuestra capacidad de realizar grandes obras en las que la naturaleza es transformada profundamente. Sometida. ¿No será tiempo ya de madurar esa visión?

Alejandro Álvarez Vanegas
Por: Alejandro Álvarez Vanegas

De la problemática de Hidroituango pueden extraerse lecciones muy importantes. En este espacio quiero resaltar dos. La primera es un manejo más responsable del riesgo y la confianza: las consecuencias de no tomar todas las posibles precauciones en un proyecto de esta envergadura son, como hemos visto, desastrosas. La presión que se pone sobre los ecosistemas genera respuestas y reacciones por parte de estos. Estas respuestas, traducidas a nuestro lenguaje, se denominan “riesgos”. Al lidiar con el río Cauca era muy obvio que se estaba importunando a un gigante poderoso que, al responder a la carga que se le puso (ser retenido), podría ser violento. Y sí que lo fue: dejó claro que el exceso de confianza en que los riesgos no se van a materializar puede resultar mortal.

En segundo lugar, hay que reflexionar sobre la necesidad de este tipo de proyectos. Los seres humanos hemos demostrado, a lo largo de la historia, nuestra capacidad de realizar grandes obras en las que la naturaleza es transformada profundamente y, en gran medida, sometida. ¿No será tiempo ya de madurar esa visión? La demostración de nuestra grandeza debería expresarse en intervenciones menos invasivas de la naturaleza. Quizá un proyecto más importante que el de Hidroituango hubiera sido el de destrabar cualquier enredo para aumentar la diversificación de la matriz energética con tecnologías de menor impacto.

Esta situación no debería estar ocurriendo, pero aquí está y no podemos evadirla. El daño ecológico ha sido espantoso y las tensiones sociales han sido dolorosas. Hay que impedir nuevas sorpresas y garantizar que sigan y se amplíen los esfuerzos para que el impacto negativo sobre las personas y los ecosistemas se reduzcan al mínimo. Y debe hacer eco este mensaje: es imprescindible que aprendamos a relacionarnos mucho mejor con la naturaleza de la que somos parte.

Publicidad