Un mensaje dedicado a nuestro hogar y a la vida


 
 
Publicado en la edición 388, 19 abril de 2009
 
     
  Un mensaje dedicado a nuestro hogar y a la vida  
     
 
Con la Hora del Planeta WWF busca que en diciembre en Copenhague los líderes políticos de todo el planeta adopten un nuevo acuerdo global, sucesor del tratado de Kioto
 
     
 
Click sobre la imagen
 
 
 
     
 

“Tú eliges. Cuando se está en un agujero no conviene seguir cavando. Si quieres ser parte de la solución tienes que dejar de ser parte del problema. De tus decisiones tu eres el único responsable.” Habitar el Mundo.
El aumento progresivo de la temperatura media de la Tierra se ha constituido en uno de los desafíos que debe enfrentar la humanidad en el presente siglo; el cambio climático ya hace parte de nuestra vida cotidiana.
El comportamiento de cada uno de nosotros hace la diferencia entre un planeta en peligro y uno habitable. Algo tan simple como oprimir un interruptor el 28 de marzo a las 8:30 p.m. se convirtió en el evento de mayor magnitud de la historia frente al cambio climático, cuando, en casi 4.000 ciudades, millones de personas apagaron sus luces y oscurecieron sus íconos y edificios para demostrar su preocupación frente al futuro del planeta.
En Colombia, la Agenda del Mar y su equipo de trabajo, junto a más de tres mil personas, se unieron a la iniciativa global más grande de todos los tiempos para exigir acciones contundentes frente al cambio climático. Diez eventos públicos realizados en nueve ciudades del país y más de 60 organizaciones, entre privadas y públicas, hicieron parte de la fiesta que se vivió el 28 de marzo, a las 8:30 p.m., a lo largo y ancho del planeta.
Con la Hora del Planeta WWF busca que en diciembre en Copenhague los líderes políticos de todo el planeta adopten un nuevo acuerdo global, sucesor del tratado de Kioto, para la lucha contra el cambio climático, que se adopten medidas efectivas y equitativas para disminuir las emisiones globales, que se extienda la transferencia de tecnología, comercio e inversión, para que los países en vías de desarrollo puedan satisfacer sus necesidades energéticas de forma limpia y sostenible.
Un buen acuerdo de los países del mundo y su cumplimiento; un despertar de conciencia y un cambio de actitud en nuestra vida cotidiana hacia la protección del hogar de todos, La Tierra, evitará que la vida se vaya apagando como las luces, en la Hora del Planeta.