Un héroe de la guitarra

Juan Carlos Coronado ha recorrido los caminos particulares del rock local. Empezó en una banda de punk llamada Anarkía, después pasó por el metal funk con Emma Hoo, en La Universal experimentó con rock funk, sonidos electrónicos y rap, y en El Flow se adentró en los misterios musicales del trópico. Y aunque fue en esta última banda donde tuvo su encuentro con la música latina, fue en Norteamérica donde se afianzó esa relación que lo tiene ahora entre los 10 finalistas del American Guitar Hero 2005.

A esta competencia se presentan miles de guitarristas con el deseo de hacer conocer su talento al mundo. Los jurados son intérpretes legendarios de este instrumento y la calidad musical del certamen es muy elevada. De ahí el valor que tiene lo hecho por Juan Carlos Coronado hasta ahora. Con él habló Vivir en El Poblado en su casa de Toronto.

¿Cuál fue su recorrido musical en Medellín?

La primera banda en que toqué se llamaba Anarkía y era una banda de punk donde nadie sabía nada de nada, y para colmo de males yo tocaba la batería. Después en la universidad toqué un par de canciones de Soda Stereo sin ni siquiera saber los nombres de los otros músicos, pero sonó bien y así un par de semanas después armamos mi primer grupo “profesional”, Emma Hoo, donde tocaba la guitarra y cantaba un género que llamábamos metal funk. Tres meses más tarde con la ayuda de algunos amigos del grupo Perseo y de Ekhymosis (grupo de Juanes) grabamos un demo que nos llevó a conseguir un contrato con Codiscos para un disco de 6 canciones.

Durante 1998 tuve la oportunidad de viajar con Juanes por todo el país como su roadie; luego vino La Universal (finales de 1998); esta banda tuvo un número uno en Radioactiva llamado Ola de Calor (2000). El grupo funcionaba bastante bien pero luego de algunos problemas al grupo se le acabaron las pilas. Quedaron muchos recuerdos y experiencias muy buenas, y lo mejor para mí, mi esposa, que era la teclista del grupo.

Luego vino el proyecto que tenía cuando dejé Medellín para venirme a Toronto; se llamaba El Flow y tuve la fortuna de trabajar con 2 de las personas más talentosas que he visto en mi vida, Leo y Yuta, muy buenos cantantes y escritores. Yo hacía la música, la producción y algunas voces. Este proyecto fue mi primer contacto con la música tropical. La propuesta era mezclar ritmos colombianos y mi visión del rock-pop.

Hubo también otros proyectos en el transcurso de los años donde excelentes músicos de Perseo, Ekhymosis, Emma Hoo, y otros hicimos grupos sin más ambición que tocar en vivo en cuanta parte nos ofrecieran; así fue que tuve la oportunidad de estar tocando en vivo más de 600 veces, pero definitivamente el sitio más especial donde toqué por casi 5 años es Arte Vivo en El Poblado.

¿Qué música trabaja ahora?

Luego de venir a Canadá, estaba un poco desorientado y muy abierto a hacer cualquier cosa relacionada con música. Lo primero fue tratar de conocer a otros músicos, pero no es tan fácil como puede ser en Medellín; entonces decidí empezar a trabajar en mis propios proyectos.

Me puse a grabar todas las ideas que pude pero nunca tuve el valor de empezar mi disco instrumental porque nunca pensé que estuviera listo para semejante trabajo de guitarras, hasta que vi un anuncio en una revista llamada Guitar Player Magazine, donde estaban buscando al "Héroe de la guitarra del 2005" y había una dirección donde podía mandar un CD con una canción. Pensé: ¿Cómo hago para no sonar como los otros 60 millones de guitarristas de Norteamérica? ¿Qué tengo yo que me haga especial ? Mi cultura latina. Venía de experimentar con El Flow, de trabajar con Juanes, quien me dijo una de las cosas más importantes e inteligentes que alguien me ha dicho con respecto a la música (“Juancho hermano, haga la música que usted quiera oír y que nunca haya oído antes”). Así hice mi primer tema, Renewal, que fue el tema que mandé para la revista inmediatamente; fue como una descarga de energía que necesitaba explorar: rock, música latina, música de concepto.

¿Qué quiere proyectar como guitarrista?

Tengo un reto y es lograr borrar la separación que hay entre la música para los latinos y la música para los norteamericanos; quiero poder llegar a los dos públicos usando elementos de las dos culturas. Sé que suena un poco difícil, pero vale la pena perseguir los sueños.

¿Cómo es la competición el 10 de junio?

Cada uno de los guitarristas seleccionados por Guitar Player Magazine de diferentes partes del mundo deberá tocar un solo tema propio, en frente de un panel de jurados muy importante que incluye dos de mis guitarristas favoritos, Joe Satriani y Steve Lukhater; ellos verán la presentación y decidirán quién es el mejor. El show será en el Rock & Roll Hall Of Fame en Cleveland, el 10 de Junio entre las 6 y las 8 de la noche, y será transmitido por la emisora de rock más importante de Estados Unidos, y también será transmitido por internet.

¿Qué seguirá en su carrera después de ese día?

Pues después del evento voy a terminar el disco instrumental, y organizar una gira promocional que espero que incluya a Medellín, pues no veo la hora de visitar nuevamente esa hermosa ciudad, mi familia y mis amigos.