Un archivo bien afinado

Un archivo bien afinado
El grupo de investigación en musicología histórica ha consolidado uno de los mejores archivos musicales a nivel nacional y está a disposición de músicos, compositores, estudiantes y hasta curiosos culturales

Fernando Gil, profesor de la Universidad Eafit dirige el grupo de investigación en musicología histórica, del cual no solo ha nacido un semillero en investigación con estudiantes sino un equipo de producción digital y de televisión. Diagnosticando una falta de estudio en la música local y nacional, el grupo ha desarrollado investigaciones y entrevistas que han ayudado a generar uno de los mejores archivos, físico y digital, del país.

El principio
Cuando se inició esta investigación vimos que existía en Fabricato una serie de partituras que estaban todavía en buen estado pero no se guardaban de la forma más óptima y para sorpresa nuestra se encontró el archivo del Concurso Música de Colombia y el archivo del Concurso Indulana Rosellón que fue muy importante entre 1941 y 1943. La sorpresa fue mayor porque en ellas estaban los compositores más importantes de Colombia en esa época, tanto nacionales como extranjeros y abarcaba diferentes géneros; sinfónico, música de cámara y popular.
En el 2005 empezamos a realizar una parte muy importante que es la recuperación de patrimonio no solo para el archivo físico sino información que no había sido recopilada, así que empezamos a hablar con músicos de la ciudad que habían tenido parte activa en la vida cultural de Medellín logrando 16 entrevistas. Con esas entrevistas nos presentamos a una convocatoria en España de la Asociación Educativa Iberoamericana de Investigación que debía incluir multimedia y una página web. Ganamos una de las convocatorias para América Latina y de ahí se desarrollaron 6 programas para televisión que fueron transmitidos en España y aquí. Cada uno de acuerdo a una temática. El año pasado se retomaron las entrevistas y con esas se editaron 12 programas sobre diferentes músicos de Medellín.

El Archivo
La investigación no ha sido dirigida solo a trabajar sobre problemas de la música, sino a conformar un archivo musical donde los investigadores puedan acceder a partituras, a programas de mano, hojas de vida de compositores, archivos personales de compositores, prensa y todo esto es resultado de 5 años de trabajo. En el transcurso de las investigaciones que llevamos ya hemos recibido la donación de 17 archivos de músicos y diferentes personas. Entre los destacados, aunque todos son muy valiosos
está el de Victor Dugand, las partituras y composiciones de Luis Miguel de Zulategui, el de Joseph Pithart que incluye no solo el personal sino el del maestro Joseph Matza desde que salió de Checoslovaquia, el tiempo que fue director de la Orquesta Sinfónica de Antioquia y de la Banda Sinfónica, hasta que murió en Medellín, también está el archivo de Hans Federico Newman con todas sus composiciones, los programas para la Radiodifusora Nacional transmitidos durante 10 años y el de Carlos Vieco con todos los clichés que se hacían en la imprenta de los Vieco, el de la Voz de Antioquia, las partituras de Luis Eduardo González el organista de la Catedral con manuscritos del siglo 19 de Pedro Moral Espino y otros compositores. Para fortuna nuestra se ha convertido en un archivo importante que vienen a visitar investigadores de todo el país. El archivo tiene otras curiosidades como los 10 números del Periódico Musical editados por Don Rafael Vega y Alberto Upegui en 1953 donde aparecen las primeras fotos de Teresita Góméz, Blanca Uribe y otros músicos de la ciudad cuando estaban estudiando en el Instituto de Bellas Artes, los programas de mano de la Sociedad Amigos del Arte de 1937 a 1961, periodo en el que vinieron los artistas más importantes de casi todos los instrumentos del mundo como Jascha Heifetz en su visita del 55 y un texto de Honorio Alarcón publicado en 1912 que habla sobre en Conservatorio en Bogotá donde él fue director.

Cambio musical en Medellín
Son momentos diferentes, recordemos que Medellín fue un centro a nivel industrial en América latina y en los 50 se fundó toda la industria disquera, aún desde antes en los 30 y 40 surgen las dos cadenas radiales, la Voz de Antioquia y la Voz de Medellín y eso va a la par del fortalecimiento de las textileras, Coltejer y Fabricato que pautaban en las cadenas. En ellas existían las orquestas de la radio que todos los días hacían presentaciones en vivo y traían artistas importantes de música popular, entonces era una competencia importante. Por otro lado estaba la música académica con los coros, la música de cámara y la Orquesta Sinfónica de Antioquia. Hoy la situación es diferente, si bien es cierto que la oferta musical ha crecido también los gustos han variado y digamos que son otras expresiones musicales las que encontramos hoy.

Llamado a la comunidad
Nosotros hacemos un llamado al público para que las personas que tengan archivos musicales en sus casa para que los donen, para clasificarlos y poder ser útil a investigadores, músicos o estudiantes. En general las familias no sabe qué tienen y después de la tercera generación no saben menosprecian el trabajo de un abuelo o bisabuelo y para nosotros es muy importante porque aunque no sea el compositor más notable es importante porque son documentos históricos que reflejan la época. Las personas que tengan archivos aunque no quieran donarlos, les pedimos que nos permitan digitalizarlos para tener accesos a esos textos, partituras o programas de mano.