Un abecé del autismo

Un abecé del autismo
Ilustración Carlos J Roldán.

En Colombia no hay estudios de prevalencia de esta condición. Se cree que uno de cada 59 niños vive con el autismo, un trastorno que se presenta más en el género masculino.

Por:Juan Pablo Tettay De Fex /  juan.tettay@vivirenelpoblado.com

En 2007, la ONU estableció el 2 de abril como el Día Mundial de la Conciencia Frente al Autismo. En aquella oportunidad, el ente internacional reconoció la importancia de esta condición y, al mismo tiempo, se podría decir que se lanzó una alerta para que las personas de todo el mundo aprendieran y la conocieran más de cerca. Myriam Luz Gómez Rivera, directora de la Fundación Integrar, construye un abecé para entender mejor el autismo.

Publicidad

1. ¿Qué es el autismo?

El nombre real de esta condición es Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Tiene origen neurobiológica y afecta el sistema nervioso y el funcionamiento cerebral. Aún no se conoce la causa de la aparición del TEA, sin embargo, sí se sabe que la fuente tiene implicación genética.

2. ¿Tiene cura?

Para responder esta pregunta, lo primero que se debe aclarar es que el autismo no es una enfermedad. Por lo tanto, no es algo que pueda curarse. Organizaciones como la Fundación Integrar se ocupan de hacer intervenciones para mejorar los procesos neurobiológicos y hacer que quien tenga esta condición pueda llevar una vida fácil y sin traumatismos.

3. ¿Cuáles son las señales de que un niño tiene autismo?

El TEA da lugar a dificultades en tres áreas principalmente: la comunicación, la interacción social y la flexibilidad del pensamiento y la conducta. Una de las grandes dificultades que hay para tratarlo, es que las manifestaciones son simultáneas, por lo que se hace complejo manejar a los individuos.

En temas de comunicación, hay problemas para crear las intenciones comunicativas, para comprender el significado de las palabras y para organizar las expresiones. Desde la interacción, se ve en los niños un déficit en el juego simbólico, es decir, usan los juguetes de otras formas. Tampoco son capaces de imitar a los adultos y se manifiestan intereses atípicos para la edad. Si se habla de la conducta, hay dificultades para identificar emociones y para seguir normas, entre otras cosas. Presentan reacciones fuertes y pueden ser imprudentes, altivos y arrogantes.

4. ¿Los autistas son genios?

No necesariamente. Su coeficiente intelectual puede variar mucho. Esto se suele pensar, pues generalmente se obsesionan con un tema en específico y se convierten en expertos.

5. ¿Cómo identificarlo?

Mientras más pequeños sean los niños, mucho mejor será la intervención necesaria para que se adapten al mundo. En controles de crecimiento y desarrollo, los profesionales deben ser capaces de reconocer los rasgos, al igual que los docentes en los preescolares. Ante algún signo de autismo, lo mejor es consultar con expertos.

6. ¿El autismo es igual en todas las personas?

Cada persona es un mundo diferente. Por ello, cada quien manifiesta el autismo de formas distintas. Además, dentro del espectro, hay grados más altos y otros más bajos. Incluso, puede llegar a pasar que el nivel sea tan poco, que nunca se den cuenta o que sean diagnosticados en la adultez. Pasa, incluso, que el diagnóstico llega cuando están haciendo pruebas para los hijos.

7. ¿Cómo es el tratamiento?

Una persona con autismo siempre tendrá la condición y, si no se trata, esta puede avanzar rápidamente. Las intervenciones están enfocadas en hacer que estos individuos entiendan el mundo que los rodea y aprendan a interactuar. Por ello, se establecen agendas, rutinas y se les enseña a resolver problemas. Es un trabajo conjunto entre los profesionales y la familia.

Publicidad