Ululan las sirenas en los hospitales de Medellín

El año no inicia bien para los hospitales de la ciudad por el colapso en algunas de las salas de urgencias y una deuda por parte de las EPS, que no diferencian categoría ni ubicación de los centros médicos 

Por Redacción Vivir en El Poblado

Los hospitales que hacen parte de la alianza Somos 14+1 hicieron un nuevo llamado sobre los nubarrones que están sobre el sector de la salud. Son escasas las excepciones que se escapan de esta crisis.

Esta vez, enfatizaron en que en los servicios de urgencias de su alianza, que representan el 80 por ciento de la oferta en la ciudad y atienden a más de 550 mil pacientes al año de todos los estratos socioeconómicos, se agudiza la crisis social, pues se ha incrementado en un 7% la población que llega a solicitar atención a las instalaciones de sus hospitales y clínicas.

La agremiación señaló que esta crisis es el resultado de la deuda que el Gobierno Nacional y las EPS tienen con estas instituciones, la cual ascendió el año anterior a 1.5 billones de pesos. En 2014 alcanzó los 1.2 billones.

Juan Manuel Sierra Jones, Director General de Centros Especializados del Hospital San Vicente Fundación, asegura que hoy Medellín “no es capaz de soportar y atender una catástrofe”, porque todos los servicios de urgencias están colapsados, y el que menos tiene “recibe el doble de lo que debería”.

De las 17 instituciones que integran la alianza, dos pertenecen a El Poblado: las clínicas Las Vegas y Medellín. En el caso de Las Vegas, su gerente, Mauricio Bermúdez, reconoce que producto de la gran congestión que experimentan los primeros niveles de las EPS y la saturación de los servicios en municipios cercanos, están desbordados en algunos momentos.

Sin embargo, la situación del área de urgencias del Hospital General de Medellín, según indicó Juan Édgar Marín, director administrativo de la IPS Universitaria, es la más crítica entre las instituciones de la alianza.

Adicionalmente, agremiaciones médicas como la del Hospital San Rafael en Itagüí han anunciado que tienen mora en sus pagos hasta de 6 meses y que “la institución tiene una operación mínima con la consecuente afectación a los servicios de la comunidad”.

Para los voceros de Somos 14+1 lo más delicado es que la crisis está afectando la atención a los usuarios, pues las fallas de un sistema de salud que se considera bueno en la teoría “están quedando en evidencia en la práctica”, asegura Sierra Jones.

El Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, ha pedido que se considere el panorama completo de la crisis. Más allá de que el déficit sobre el sector sea cercano a los 5.3 billones de pesos, él asegura que hay una “responsabilidad compartida con varios actores de la sociedad”, entre los que enuncia la corrupción regional, las fallas en la descentralización y el abuso de las tutelas, pero de fondo, el jefe de la cartera concluye que la crisis está en que este es un sistema que gasta más de lo que recibe.

“Cómo le digo a un paciente que lo atiendo si no tengo con qué” asevera Sierra Jones. Por esto pide a la ciudadanía su comprensión, porque el número de las camillas, los espacios y el personal son limitados, por lo que invitó a los pacientes a que solamente visiten las salas de urgencias cuando tengan verdaderas emergencias médicas.

Para el ministro Gaviria, la solución requiere de una senda de recuperación con metas parciales, porque asegura que si se establece un plazo corto para pagar la deuda, “todo el mundo sale corriendo y se genera una crisis sistémica”.


Las cuentas del San Vicente Fundación
Al San Vicente Fundación le adeudan 240 mil millones de pesos y al Centro Especializado otros 70 mil. Una cifra muy abultada teniendo en cuenta que la entidad percibe al año unos 440 mil millones de pesos. Es decir, con lo que le adeudan podría funcionar 10 meses. Pese a las deudas, desde el Hospital San Vicente Fundación aseguraron que hacen un esfuerzo por cumplir con el salario de los trabajadores, aunque en diciembre pasado por ejemplo, decidieron aplazar el pago del aguinaldo a su personal.