Try my ride, la formalización de los viajes compartidos

Try my ride
Try my ride, la formalización de los viajes compartidos

Mediante Try my ride cerca de 5.000 empleados de Bancolombia ayudan a la movilidad y a cambio reciben prioridad en parqueo, invitaciones a comer, descuentos y hasta les prestan carros eléctricos último modelo.

Por: Sebastián Aguirre Eastman / sebastian.aguirre@vivirenelpoblado.com

Mediante Try my ride, los cerca de 5.000 empleados de Bancolombia registrados en esta aplicación realizaron durante julio 1.174 publicaciones en las que anunciaron su ruta laboral entre las sedes administrativas para que aquellos necesitados del mismo trayecto se unieran al viaje. En total se produjeron 929 desplazamientos efectivos.

El carpooling -viaje compartido- es una de las iniciativas más exitosas de la línea de movilidad de los empleados que está enmarcada en las estrategias del Grupo Bancolombia, explica Franco Piza, director Corporativo de Sostenibilidad.

Comenzó hace siete años en la sede administrativa de la avenida Ferrocarril, en Medellín. “Era un reto para una empresa de 33 mil empleados diseñar estrategias para disminuir el impacto que tienen sus acciones corporativas, más en una ciudad como esta con tantos problemas de movilidad y contaminación atmosférica”, asegura Piza.

Al principio ofrecieron beneficios como parqueaderos con ubicación y tarifas privilegiados -tanto para el conductor como para los acompañantes; todos podían inscribirse, y al grupo se le cobraba solo una tarifa mensual-.

Luego hallaron otra alternativa: el uso de la aplicación Try my ride, que es utilizada por varias compañías y permite la creación de comunidades cerradas a las que solo se pueden inscribir empleados para comunicar sus rutas y conectarse con los interesados.

“Ofrecemos confort, porque es con sus propios compañeros; oportunidad, porque al postear la ruta se inscriben en ella solo quienes la necesiten, así que no se generan desvíos o desplazamientos adicionales; y seguridad, porque es solo para empleados de la empresa, y aunque eventualmente no conozca al conductor o al acompañante, permite afianzar relaciones con personas de otras dependencias”, afirma Piza.

Debido al éxito, este año abrieron una comunidad en Bogotá, y en las primeras tres semanas se unieron 2.000 colaboradores, atraídos por los beneficios que Gestión Humana le ha agregado a la estrategia.

“Los viajeros reciben puntos por cada trayecto, que les representan invitaciones o descuentos para experiencias gastronómicas, catas de vino, actividades deportivas, entre otras”. El estímulo más reciente es el préstamo por una semana de un vehículo eléctrico para quien acumule más puntos en el mes.

La aplicación no es solo para carros particulares. También hay viajes compartidos para caminantes, ciclistas o quienes utilicen camionetas.