Torta para las fiestas de fin de año

Torta para las fiestas de fin de año
Esta torta negra en realidad es argentina y su origen proviene de finales del siglo 19, cuando inmigrantes galeses llegaron a poblar la Patagonia

Cada vez hay en la Patagonia argentina más visitantes paisas, llegan para conocer y disfrutar de las bellezas naturales y aventuras que ofrece esta tierra mítica. Los destinos favoritos son San Carlos de Bariloche, San Martín de los Andes, Villa al Angostura, Puerto Madryn, el Calafate y Ushuaia.
Una de las actividades turísticas típicas es ir al final de la tarde a disfrutar de un té galés; que está compuesto por una o varias tasas de té humeante hecho con hebras, acompañadas con tajadas de pan casero untadas con abundante mantequilla salada y cubiertas con mermeladas caseras hechas con frutas finas (moras, cerezas, frambuesas, calafates, etc.); además de escones recién horneados, tartas dulces de varias clases (frambuesa, dulce de leche, crema, etc.) y para completar una tajada de Torta Galesa, que es un majar bajado directamente del cielo.
Esta torta negra en realidad es argentina y su origen proviene de finales del siglo 19, cuando inmigrantes galeses llegaron a poblar la Patagonia, en lo que hoy se conoce como la provincia de Chubut, una tierra semi desértica, con importantes distancias entre los centros poblados -generalmente decenas o centenares de kilómetros- que hacían necesario tener comida no perecedera para llevar a los viajes de uno o varios días. Esto llevó a los cocineros y cocineras galeses a desarrollar un alimento -llamado hoy como torta galesa- lleno de calorías y que se conservase bien por un tiempo considerable.
La tradición cuenta que los colonos, una vez instalados, comenzaron a utilizarla como torta de bodas, cuyo último piso era retirado y guardado en una lata bien cerrada y .envuelto en un papel fino. Año a año, para conmemorar su aniversario, los novios compartían una porción de esa torta especial. Ahora esta tradición se continúa, conservando porciones de torta galesa en papel de aluminio y colocándolas en algún recipiente plástico, lo que asegura uno, tres y hasta más años del mejor sabor para la hora del té o también para acompañar un vino blanco dulce. También es usual preparar la torta para las fiestas de fin de año o para celebraciones familiares.
Cada familia de Chubut tiene su propia versión, con pequeñas diferencias entre una y otra torta. La receta que comparto a continuación con los lectores, proviene de la casa de una familia amiga, una rama de la familia Davies, que está aposentada en Chubut desde finales del siglo 19.

Ingredientes
– 1 kilo de harina con leudante.
-1 cucharadita de polvo Royal o de bicarbonato de soda.
– 250 gramos de fruta abrillantada.
– 250 gramos de pasas de uva sin semillas.
– 125 gramos de ciruelas pasas sin carozo.
– 125 gramos de higos negros tiernos -brevas bien maduras- (opcional).
– 250 gramos de nueces.
– 400 gramos de mantequilla.
– 1 taza de azúcar negra.
– 1 taza de miel de abejas.
– 4 huevos.
– 1 pizca de nuez moscada rallada.
– 1 pizca de clavo de olor.
– 1 cucharadita de canela.
-1 cucharadita de esencia de vainilla.
– Cognac o ron para macerar la fruta seca.

Preparación
Macerar en cognac o ron y durante 24 horas las pasas de uva, la fruta abrillantada, las ciruelas pasas, y los higos. Precalentar el horno a 150º Centígrados (300º Fahrenheit). Batir la mantequilla con el azúcar negra, agregar los huevos y mezclar bien, agregar la nuez moscada, el clavo de olor, la canela y la esencia de vainilla. Incorporar alternativamente y poco a poco, las frutas, la harina, las nueces y la miel de abejas, hasta que esté todo incorporado; a continuación de cada paso mezclar todo muy bien. Una vez esté todo incorporado, volcar la mezcla en un molde enmantequillado y enharinado previamente y colocarlo en el horno en su bandeja media. Dejar cocinar aproximadamente durante una hora y media. La torta estará lista cuando al introducirle un cuchillo en el medio, éste salga seco.

Condiciones de conservación de la torta galesa
Dado que el producto es totalmente natural, es decir que no posee conservantes, es conveniente tener en cuenta lo siguiente:
-. Evitar que el producto esté al alcance del sol o calor.
-. Mantener en lugar seco, oscuro y fresco.
-. No conservar en la nevera, el frío seca el producto y este pierde sabor.
-. Conservarla en un recipiente herméticamente cerrado (tupper), en lugar fresco, oscuro y seco, para evitar que el contacto del producto con el aire, produzca sequedad en el mismo.
Finalmente, los locales dicen que la torta es más sabrosa si se la deja orear dos días antes de empezar a consumirla.