Tómese la palabra

¿Y por qué no?
Tómese la palabra
Lo que sea que piense, vea o encuentre en Medellín, lo interesante es que pueda decirlo. Es el objetivo de “Medellín se toma la palabra”


Fotos cortesía. Ver investigaciones completas en parquedelavida.com/medellinsetomalapalabra

Usted piensa que en Medellín: ¿se premia la trampa?, ¿el vivo vive del bobo?, ¿si no lo ven, usted se pasa el semáforo en rojo?, ¿hay exceso de tramitomanía con los sectores públicos y privados?, ¿hay un grupo armado ilegal controlando su zona?, ¿lo discriminan por vivir en determinado barrio, por su estrato socioeconómico o por ser gay?, ¿se atropella la dignidad de las personas?, ¿puede caminar tranquilo?, ¿aumenta el empleo informal?, ¿hay nuevas obras que han mejorado la calidad de vida de los ciudadanos?, ¿hay espacios para el arte?,, ¿es una ciudad encantadora?, ¿cuenta con apoyos gubernamentales o privados para desarrollar sus ideas?, ¿encuentra algo que no encuentra en otra ciudad?, ¿tiene espacios para expresarse? Lo que sea que piense, vea o encuentre en Medellín, lo interesante es que pueda decirlo. Cada quien tiene sus espacios preferidos para departir sobre ciertos temas, pero cuando se trata de esos que nos interesan a todos, ¿por qué no permitir que trasciendan y llevarlos a la esfera pública para que dejen de ser críticas que solo se quedan dando vueltas y sobre las que no se toman acciones? En Medellín varias organizaciones sociales y colectivos vienen dialogando sobre la ciudad, pero es muy posible que ese diálogo le interese a muchos más ciudadanos. Por eso existe Medellín se toma la palabra, un proyecto de comunicación pública de la Alianza Alcaldía de Medellín (Secretaría de Participación Ciudadana) y la Universidad de Antioquia (Facultad de Comunicaciones). Su objetivo es que los habitantes de la ciudad “incrementemos nuestro interés y capacidad para conversar sobre temas de desarrollo colectivo”.

¿Cómo se está desarrollando?
Un comité editorial de 30 líderes (representantes de ong, medios de comunicación, organizaciones ciudadanas, empresarios, académicos y funcionarios), eligen los enfoques de conversación que consideran prioritarios. Entre junio y diciembre de 2013 los enfoques fueron: Ética y legalidad y Vida y convivencia. A principios de 2014 se habló de Equidad, y mayo y junio serán para la Ciudadanía. Cada tema se pone en común en espacios de conversación en diferentes territorios de Medellín y se apoyan en una investigación periodística previa.

Motivados por encontrar el estado de cada uno de esos temas en la ciudad, varios periodistas han aportado puntos de reflexión, historias y preguntas claves: Juan Diego Restrepo, Ética y legalidad; José Guarnizo, Vida y convivencia; Manuela Lopera, Equidad, y Alejandro Agudelo y Gonzalo Medina, Ciudadanía:

Ética y legalidad
La cultura antioqueña ha avanzado significativamente en la construcción de un prototipo de ciudadano “que no se deja de nada, ni de nadie”. Desde niños el término “el avispado” es signo de aprobación social. Juan Diego Restrepo ofrece un contexto histórico de esa premisa, habla de legitimidad, de cómo le hacemos el “amague” a los impuestos, de la tensión entre la legalidad y la ilegalidad y de cómo podemos aportar a una sociedad mejor.

“El ciudadano en Medellín recurre a servicios ilegítimos para solucionar los problemas de la vida cotidiana y existe un tipo de corrupción, que ni siquiera la prensa repudia ni le hace seguimiento”, dice finalmente, haciendo un llamado enfático a la prensa y a su labor para contribuir al fortalecimiento de la legitimidad.

Vida y convivencia
“Nos hicimos preguntas como ¿la gente a qué le tiene miedo en la ciudad? La inseguridad fue una de las respuestas”, afirma el periodista José Guarnizo. Algunas de sus conclusiones: “Medellín ha avanzado en seguridad urbana, pero si bien ha disminuido el homicidio, ha aumentado el desplazamiento forzado y desplazamiento intraurbano. Siempre ha habido quien se tome las riendas del negocio criminal en Medellín”. Cuenta esa historia de poder en manos de Pablo Escobar, de las milicias, de los paramilitares, de los Urabeños y La Oficina de Envigado, del actual “pacto del fusil”, que tiene que ver con la tregua entre ambos. Y continúa con otra idea: “En la ciudad hay unos polos de resistencia civil, una ciudad que puede ser la más innovadora del mundo y progresista y a la vez se ha acostumbrado a vivir en factores de violencia. La institucionalidad nunca ha sido suficiente para enfrentar esta situación, pero esta no depende de un alcalde sino de muchos factores que tienen que ver con el Estado, como la justicia”.

Equidad
Además de contar con las cifras y los indicadores que determinan las condiciones de vida de las personas, la periodista Manuela Lopera buscó una percepción ciudadana. Encontró que la ciudad tiene unos avances innegables en infraestructura y otros servicios, sin embargo, cuando la educación secundaria y superior disminuye, decaen las oportunidades. Empiezan los problemas en las hojas de vida y los prejuicios que afectan la posibilidad de equidad. “En Medellín, el Gini de ingreso está en 0.5, que determina que el 80 % de la población se queda con el 40 % de los ingresos mientras que el 20 % restante se queda con el 60 %. En la línea de pobreza es considerado pobre el que tiene un ingreso de 222.972 pesos al mes. Entre la comuna más pobre de Medellín, Popular, hay una diferencia de 45 puntos en el índice de calidad de vida multidimensional con la comuna más rica, El Poblado. Si bien hay inequidad en la repartición de ingresos, se han abierto programas en la administración municipal que apuntan a erradicar la pobreza” .

Ciudadanía
El periodista Alejandro Agudelo hace varios cuestionamientos que empiezan con la pregunta ¿qué tienen que ver conmigo los problemas y los logros que tiene Medellín? Y sigue con otros tantos “qué tiene que ver conmigo”, para que nos sintamos involucrados con lo que sucede en la ciudad para luego reflexionar sobre ¿porqué el tema de la ciudadanía es importante? Como un preámbulo a los diálogos que se realizarán, Alejandro propuso entender la ciudadanía desde tres elementos fundamentales: como un logro de la humanidad, como la manera de relacionarnos con nosotros mismos y con el Estado y como una construcción colectiva constante. Su pregunta principal: ¿Cuál es el ciudadano que necesita Medellín? Y una conclusión: Necesitamos ser ciudadanos autónomos y públicos.

En este tema también participa el periodista Gonzalo Medina, con la propuesta Pensar y vivir la ciudadanía al ritmo del deporte, en la que narra cómo lo que se vive en el estadio es el reflejo de lo que sucede en barrios, escuelas y familias.

¿Cómo participar?
Asistiendo a los encuentros de ciudad; opinando en las redes sociales (en Facebook, Medellín se toma la palabra, y en Twitter Yotomolapalabra, #Medellinsetomalapalabra); integrándose al equipo de voluntarios del proyecto, como aliado para la realización de encuentros, con lugares y contactos, y convocando a otros a participar. Ver programación en parquedelavida.com/medellinsetomalapalabra