Todos para uno y uno para todos


Todos para uno y uno para todos

Nota online complementaria de la edición impresa (Edición 313)

La diversificación del grafitti no sólo ha sido en temas sino en técnicas, recicladas de culturas ancestrales o de usos oficiales. Algunas de las técnicas más utilizadas hoy son:

El Cartelismo: Implica la utilización de carteles hechos con diferentes técnicas como serigrafía, litografía, grabados y estampados. Utiliza los mismos medios de la publicidad impresa para generar una alternativa de contra-publicidad independiente, crítica y anticomercial.

La ventaja del cartel es su facilidad de instalación y el poco tiempo que implica ya que no hay que crear in situ. Permite que la obra sea más depurada, se hagan retoques en otras técnicas y complemente el mensaje con textos.

En los afiches se juega con el doble sentido porque a simple vista parecen publicitarios pero cuando se mira el contenido no tiene nada que ver con propaganda.

El Stencil (o plantilla) : Los egipcios la usaban como arte decorativo; los europeos ya lo usaban desde antes de la imprenta para enseñar el abecedario en las escuelas; los fascistas italianos de la II Guerra Mundial lo usaban en su propaganda, en Francia fue el medio de expresión de la resistencia; en los 70 surgió como alternativa al graffiti clásico en Nueva York, pero ahora se encuentra en casi todos lo íconos que vemos; oficiales y clandestinos.

Su gran auge se debe a que se utilizan moldes o plantillas (o stencil) recortadas para estampar con aerosol sobre diferentes superficies.

“Esta técnica permite ganar en tiempo, generar producción en masa, son la empresa subterránea en toda su capacidad, porque utiliza un proceso industrializado”, explica Juan carlos Arango, artista del grafitti.

Si bien esta técnica goza de una gran tradición en la producción de iconografía oficial y comercial, su utilización como grafitti no es autóctona, es producto de movimiento global que en la última década se ha expandido a todas las ciudades del mundo. Proviene de la fusión de la cultura punk, skater y la combinación de disciplinas como el diseño gráfico con el laberíntico internet.

El stencil es la mejor técnica para aplicar, porque en 30 segundos, con poco aerosol la imagen queda mejor. Permite emplear solo una fracción del muro, por lo general es monocromático o policromático con colores definidos.

El Scratching: Rayado sobre vidrios. Está muy desarrollado en Nueva York y ciudades de Europa. Buscan plasmar diseños y modelos generando una textura de relieve al rayar los vidrios.

El Arranquismo: Es una técnica que surgió la misma saturación del carteles de la ciudad. La gente arranca y sobrepone nuevos carteles o adiciones para darle forma a este deterioro visual.

Lo más interesante de este fenómeno es que le da sentido a las diferentes capas del espacio público. Se vuelve como una exploración arqueológica de la ciudad e incluso hasta se podría hablar de una geología urbana.