Todo cabe ahí


Todo cabe ahí

De la edición impresa (Edición 309)

La lista de utensilios que se necesitan para un camping exitoso es bastante larga: vasos, platos, cubiertos, una olla, un quemador de gas con su pipeta, un soporte, una parrilla, una jarra, un destapador, un abrelatas, un cucharón y una bolsa para el agua hacen parte del equipamiento básico. Todo eso puede ocupar mucho espacio en el morral, pero Cube Camp, el proyecto de Ana María Márquez, Felipe Monsalve, Ana María Londoño y Vanesa Mejía permite que todo esto se pueda almacenar en un cubo de acero inoxidable de 18 centímetros, que además es la olla. El equipo, que tendría un valor comercial de 120 mil pesos, está calculado para 4 personas, el número que habitualmente cabe en una carpa.

Cuando se les pregunta como desarrollaron algo así responden que “investigando las necesidades del medio”, y para eso se reunieron con grupos de scouts, hicieron entrevistas y exploraron lo que hay en el mercado. Descubrieron que la forma cilíndrica impedía optimizar los espacios, y por eso los cubos fueron la solución. Según dicen, hay 10 maneras diferentes de empacar todo en el cubo – olla.

Los cuatro jóvenes ya tienen planteada una empresa, Cubic, que además del Cube Camp tendría otros dos productos: el Cube Army, hecho en titanio, más resistente, pensando en las necesidades de los miembros de las Fuerzas Armadas, y el Cube Social, diseñado para los desplazados y las víctimas de desastres naturales, a quienes la Red de Solidaridad Social entrega un juego de utensilios que debe durarles tres meses, cuando supuestamente ya deben estar reubicados. En este último caso la prioridad es disminuir costos, y por esto el material empleado es aluminio.