“Tienen un gran talento, solo necesitaban la oportunidad”

“Tienen un gran talento, solo necesitaban la oportunidad”

El Grupo, un colectivo teatral de jóvenes con discapacidad, lleva siete años haciendo teatro profesional

elgrupoppal

Cuando el proyecto educativo para niños y adolescentes con discapacidad de la Universidad de Antioquia se acabó por cuestiones administrativas, Beatriz Duque, profesional en educación especial y licenciada en artes plásticas, vio que más de 400 jóvenes con discapacidad cognitiva se quedaban sin un espacio artístico. Desde ese momento, mayo de 2004, se dedicó a trabajar de forma independiente para retomar esta labor que hoy da frutos únicos.
 
 
Empezó con nueve jóvenes en la biblioteca de La Floresta, de allí pasó al teatro El Tablado, luego a Canchimalos y después al Centro Cultural de la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia, en Carlos E. Restrepo, donde hoy se reúne tres veces por semana con El Grupo a ensayar sus obras de teatro. Los lunes hacen lecturas y análisis de textos, los martes trabajan en la música y coreografía y los viernes hacen ensayos generales de la obra que está en temporada.
  
elgrupoenobra
No se trata de obras infantiles
Son obras de teatro complejas como Romeo y Julieta, de William Shakespeare, su primera creación, y Bodas de Sangre, de Federico García Lorca, su producción actual. Entre una y otra han presentado Olowayli y el rey de los pájaros, La Iliada, Alicia el musical y El juicio de París.

La idea, dice Beatriz, es que estos jóvenes no solo desarrollen su potencial como actores sino que puedan hacerlo de forma profesional, que puedan vivir de su trabajo. Además quiere que la sociedad, incluidas las familias de los actores, los vea como personas autónomas, que toman decisiones. “Es un trabajo muy gratificante”, manifiesta. “Los veo felices, veo cómo mejora su autoestima, cómo evolucionan como actores y cómo en algunos casos cambian su personalidad retraída por una más extrovertida”.

beatriz_duque
Beatriz Duque

La metamorfosis
Así fue el caso de César, uno de los jóvenes integrantes de El Grupo, quien había pasado por una situación traumática y se había convertido en un joven retraído, que poco o nada hablaba. Una persona cercana a su madre le habló del trabajo de El Grupo como una opción para que empezara a expresarse. En los dos años que César lleva como actor, ha sido Zeus convertido en cisne en El juicio de París, Agamenón en La Iliada, el gato en Alicia el musical, y Mercutio en Romeo y Julieta. “Ahora hace chistes y hasta se burla de mí”, comenta entre risas Beatriz.
 
Esos logros y esa felicidad evidente en los ensayos y presentaciones, es lo que Beatriz quisiera llevar por el mundo, para que todos conozcan este grupo, El Grupo, como artistas profesionales de Medellín y no como personas con discapacidad.

TÍTULO: “Tienen un gran talento, solo necesitaban la oportunidad”

 

ENTRADILLA: El Grupo, un colectivo teatral de jóvenes con discapacidad, lleva siete años haciendo teatro profesional

 

 

Cuando el proyecto educativo para niños y adolescentes con discapacidad de la Universidad de Antioquia se acabó por cuestiones administrativas, Beatriz Duque, profesional en educación especial y licenciada en artes plásticas, vio que más de 400 jóvenes con discapacidad cognitiva se quedaban sin un espacio artístico. Desde ese momento, mayo de 2004, se dedicó a trabajar de forma independiente para retomar esta labor que hoy da frutos únicos.

Empezó con nueve jóvenes en la biblioteca de La Floresta, de allí pasó al teatro El Tablado, luego a Canchimalos y después al Centro Cultural de la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia, en Carlos E. Restrepo, donde hoy se reúne tres veces por semana con El Grupo a ensayar sus obras de teatro. Los lunes hacen lecturas y análisis de textos, los martes trabajan en la música y coreografía y los viernes hacen ensayos generales de la obra que está en temporada.

 

No se trata de obras infantiles

Son obras de teatro complejas como Romeo y Julieta, de William Shakespeare, su primera creación, y Bodas de Sangre, de Federico García Lorca, su producción actual. Entre una y otra han presentado Olowayli y el rey de los pájaros, La Iliada, Alicia el musical y El juicio de París.

La idea, dice Beatriz, es que estos jóvenes no solo desarrollen su potencial como actores sino que puedan hacerlo de forma profesional, que puedan vivir de su trabajo. Además quiere que la sociedad, incluidas las familias de los actores, los vea como personas autónomas, que toman decisiones. “Es un trabajo muy gratificante”, manifiesta. “Los veo felices, veo cómo mejora su autoestima, cómo evolucionan como actores y cómo en algunos casos cambian su personalidad retraída por una más extrovertida”.

 

La metamorfosis

Así fue el caso de César, uno de los jóvenes integrantes de El Grupo, quien había pasado por una situación traumática y se había convertido en un joven retraído, que poco o nada hablaba. Una persona cercana a su madre le habló del trabajo de El Grupo como una opción para que empezara a expresarse. En los dos años que César lleva como actor, ha sido Zeus convertido en cisne en El juicio de París, Agamenón en La Iliada, el gato en Alicia el musical, y Mercutio en Romeo y Julieta. “Ahora hace chistes y hasta se burla de mí”, comenta entre risas Beatriz.

Esos logros y esa felicidad evidente en los ensayos y presentaciones, es lo que Beatriz quisiera llevar por el mundo, para que todos conozcan este grupo, El Grupo, como artistas profesionales de Medellín y no como personas con discapacidad.