Test para montar un negocio en la ciudad de Cochise

Test para montar un negocio en la ciudad de Cochise
Como veterano del sector me preguntan mucho por los nuevos restaurantes y cocineros de la ciudad, como para que hable mal, pero poco me van a sacar ya que reconozco la lucha dura que hay detrás de casi todos y siempre me reafirmo en aclamar los novedosos y detestar los copiones

La cultura de la envidia y la ambición nos han convertido en la ciudad de las copias. Aquí la palabra colegaje no existe y basta que alguien abra un negocio y que le vaya bien, para que en pocos días le aparezcan varios competidores desleales, pero a la final como siempre, a todos les acaba por ir mal y de milagro sólo sobrevive el pionero. Porque si usted va a ver, todos los famosos son auténticos; muy pocos se han enriquecido copiando al líder. Por eso tantos estudiantes y nuevos empresarios que van a consultarme quedan aburridísimos, porque la verdad duele y la gente montando negocios vive obnubilada entre el elogio familiar poco objetivo y las ganas de imitar al que le va bien, bajo la lógica elemental: “si a ellos les va tan bien, a mí ¿por qué no?
Como veterano del sector me preguntan mucho por los nuevos restaurantes y cocineros de la ciudad, como para que hable mal, pero poco me van a sacar ya que reconozco la lucha dura que hay detrás de casi todos y siempre me reafirmo en aclamar los novedosos y detestar los copiones con el síndrome de envidiositis aguda, descubierto hace años por el gran Cochise; ser segundo no es tan malo, pero sentirse y actuar como mal segundo es tan degradante como una moza moviéndole el piso a la propia. Por eso admiro y respeto tanto a Juan Pablo Valencia y a Juan Manuel Barrientos, por pioneros, por su propuesta creativa, moderna, exquisita y atrevida para la ciudad y aunque lamentablemente no conozco sus negocios, los comentarios positivos de toda la gente y muy buenas referencias de mi familia ultra exigente lo dicen todo.
El mejor ejemplo de negocio auténtico en Colombia es sin duda uno de los más notables del sector, prácticamente irrepetible por su manejo y filosofía y bueno en cualquier país del mundo: Crepes & Waffles. Otros que no dejan dormir a la competencia por su liderazgo bien ganado son Quearéparaenamorarte, JyC, El Rancherito, Mondongo’s, La Doctora, Cazuelitas, Ajiacos y Mondongos Exquisitos (muy) y El Corral. No le tema tanto a la competencia, como a su incompetencia.

Test comentado para el que piensa crear un nuevo negocio de cocina
Al que me va a preguntar por un nuevo negocio le hago un test que casi siempre lo deja muy desanimado.
1.¿Qué va a vender? Por pura casualidad casi todos quieren hacer brownies, trufas de chocolate, wafles, repostería, alitas, cocina fusión, ajiaco, cazuelas o nueva cocina colombiana.
2.¿Quién más lo vende? No importa, todos están seguros de hacerlo muchísimo mejor que su competencia, más barato, con mejores ingredientes, ganando más y etcétera.
3.¿Qué tiene de nuevo y creativo? En este punto a mí me va a dar algo y al pobre sujeto también ya que casi nunca sabe qué decir distinto a que tiene una receta secreta de familia que ha sido un éxito (en su casa) o a lo que aprendió en un curso de 2 semanas en Buenos Aires mientras se regodeaba entre vinos y ombligos de la Recoleta. Otros me hacen creer que “pasantía” es pasar por el frente porque a veces es demasiado evidente que sólo conocen de vista los restaurantes en los que aseguran han trabajado; si por eso fuera, yo mismo tengo fotos con tantos chef célebres…
4.¿Cuánto se quiere ganar? Aquí la patinada respondiendo es grande ya que muy pocos hacen un cálculo real de cuánto deja un negocio y casi todos manejan una cifras ilusorias o irrisorias.
5.¿Cuánto le va a invertir? Dice Ricardo, el simpático y famoso chef italiano de Envigado: “Los negocios de cocina son como el ser humano, deben nacer pequeños y crecer.” Por mi parte sólo creo en los que se hacen a sí mismos partiendo de una inversión mínima y un máximo compromiso.

6.¿Tiene varios socios? Por Dios si de eso tan bueno no dan tanto. Casi ningún negocio de comida que no sea una franquicia de una multinacional da para repartir entre varios; lo que puede ser buena plata para uno, para partir entre más de dos no, e igual acaba en pelea fija cuando todos creen que los demás están ganado demasiado; si el negocio da platica hay lío seguro, y si no da, cada cual como quien no quiere la cosa y al final como el cariño verdadero ni se compra ni se vende y olé… en estos negocios de socios ni entre esposos (peor todavía) y no olvide que nada más peligroso que un yerno con ideas.
Hablando de coincidencias, curiosamente en Ibagué ahora también hay Casa Molina y también de cocina ecléctica…ahí está la Virgen… espero nos dejen muy bien, porque no los conocemos.
Me escribieron mucho con lo de mi mamá, mil gracias y la lista de restaurantes que añoramos y claro, yo sabía que faltaron muchos, por eso si todavía se acuerda de comidas, restaurantes, estaderos, griles, metederos, escondederos y demás que desaparecieron no deje de escribirme a amv@une.net.co.
Pssssttt, chisme, nos fuimos de Envigado.
buenamesa@vivirenelpoblado.com