Sugestivo banquete bibliográfico

Tengo perfecta memoria de cómo transcurrió mi primera consulta bibliográfica sobre cocina colombiana, la cual hice durante mi primer semestre de carrera (Antropología) en mayo de 1975 y cuyo resultado fue un verdadero fiasco. ¿La verdad? Yo no sabía investigar y, ante todo, no tenía la más mínima idea de qué era La Cocina.

La semana pasada (abril 25) el Ministerio de Cultura hizo en esta ciudad el lanzamiento de la Biblioteca Básica de Cocinas Tradicionales de Colombia, conformada por 17 libros de impecable factura editorial y de estupenda recopilación temática. Tengo entendido que este trabajo se inició hace dos años bajo la dirección de la Ministra de Cultura y un selecto grupo de sus colaboradores, quienes a su vez convocaron a una veintena de reconocidos estudiosos de la cocina colombiana, los cuales trabajaron durante catorce meses en excelentes condiciones, en una primera etapa de concertación; posteriormente los resultados de dicha concertación se evaluaron bajo la dirección editorial de José Antonio Carbonell Blanco y la dirección académica de Germán Patiño Ossa, quienes lograron materializarlos en esta formidable biblioteca. Se trata de un trabajo pionero en América Latina, desarrollado con rigurosa planeación y amables recursos y dimensionando a futuro su impacto educativo, pues el Ministerio ha considerado hacerla llegar a los más recónditos lugares de Colombia. Ahora bien: no en vano he titulado esta columna como banquete bibliográfico, pues estoy convencido de que quien se tope con esta biblioteca y la observe con mínimo detenimiento podrá verificar de manera inmediata algo que yo, como investigador de la cocina, me demoré mucho para tener claro, y es que la cocina no es únicamente recetas: cocina también es historia, geografía, medicina, botánica, agricultura, comercio, zootecnia, química, física, matemática, religión, política, literatura, arte y poesía.

Quede claro: nunca antes en nuestro país se había pensado en tan magnífica recopilación de libros culinarios. Será a partir de esta primera biblioteca que, tanto los actuales estudiantes de cocina como el ciudadano común colombiano, encontrarán una prolífera información sobre tan desconocido, vituperado y polémico tema de la cultura colombiana: su cocina.
opinion@vivirenelpoblado.com