Space: en busca de respuestas

Tras el desplome de la torre 6 el 12 de octubre, quedan dos preguntas claves sin respuesta alguna

 

¿Por qué se cayó la torre 6 de Space? ¿En qué estado se encuentran las torres 1, 2, 3 y 4 que continúan en pie, pues de la 5 ya se sabe que es inhabitable y tiene los días contados?

Las respuestas a estas y otras preguntas que seguramente surgirán en los días venideros, estarán determinadas por los resultados de un estudio que la Alcaldía contrató con la Universidad Nacional, el cual se enfocará en tres frentes de investigación: el análisis estructural, la geotecnia y la patología de la obra. Varios especialistas comenzaron su tarea y llegaron hasta el lugar de la tragedia para hacer, en un principio, una inspección visual y luego un registro fotográfico. El proceso estará acompañado por universidades de México, Estados Unidos y Brasil.

La celeridad y prontitud con las que esta institución culmine el estudio, es de vital importancia si se tiene en cuenta que lo que se concluya determinará el futuro de los habitantes de las torres 1, 2, 3 y 4, en términos de las posibilidades de habitabilidad de estos bloques y para futuras negociaciones con la constructora CDO.

En paralelo, la Fiscalía General de la Nación y la Procuraduría General también adelantan investigaciones. La Fiscalía designó a un grupo de profesionales conformado por un ingeniero, un antropólogo y un topógrafo. Estos, desde su especialidad, investigarán y establecerán responsabilidades frente al hecho. Entre tanto, la Procuraduría abrió investigación preliminar y buscará definir si se presentaron irregularidades en la expedición de licencias de construcción por parte de la Curaduría Segunda.

Mientras las investigaciones avanzan, en el terreno continúa la remoción de escombros y la búsqueda de los desaparecidos. Al cierre de esta edición, habían sido rescatados los cuerpos de seis de las 11 personas sepultadas por la torre 6: Juan Esteban Cantor (22 años), Álvaro Bolívar (49 años), Iván Darío González (46 años), James Andrés Arango (27 años), Juan Carlos Botero (45 años) y uno más sin identificar.

En la operación participan 120 bomberos, 35 rescatistas, 45 operarios de máquina y personal de apoyo para un total de 245 personas, quienes trabajan en turnos de tres horas. Sin tregua, laboran día y noche, divididos en cuatro frentes de trabajo, conformados cada uno por ocho rescatistas y un líder.

Salvo condiciones climáticas excepcionales, como fuertes lluvias, o movimientos esporádicos de la torre 5 de Space, detectados por el acelerógrafo (instrumento sismográfico que registra la aceleración del terreno en función del tiempo), los rescatistas no suspendan su trabajo.

Hasta el miércoles 23, habían sido removidas más de 2.500 toneladas de escombros, en su gran mayoría grandes placas de concreto. El total del material retirado equivale a más de 140 viajes de volquetas con desechos. Una vez extraídas las grandes placas se removerá el material suelto para limpiar en definitiva el sitio.

En cuanto a la torre 5, que no deja de representar un riesgo inminente para los rescatistas, algunas de sus estructuras fueron revestidas con un concreto reforzado y de fraguado rápido. Esto permitió estabilizarla y minimizar así la posibilidad de un colapso que pondría en peligro la vida del personal de socorro.