Son y Melona: cocina, música y vino

El onion st, un solomito de res en una salsa de cebollitas baby y tocineta, con una ligeras papas a la francesa preparadas en un aceite de la casa, es el antojo que motiva a muchos comensales a repetir en Son y Melona. Al probarlo, supe el porqué. Lo mismo sucede con el chicharrón acevichado (un ceviche con un chicharrón que lleva un proceso de preparación previo de cuatro días) y la ropa vieja cubana (su factor diferenciador reside en un condimento traído de Cuba), otros manjares referentes de este restaurante bar situado en el mall Indiana. 

Por Juan Sebastián Mora

Juan Camilo Londoño, Richard Serna y Alexander Román
Juan Camilo Londoño, Richard Serna y Alexander Román
En Son y Melona te hacen sentir como en casa y su secreto no solo está en la exquisita comida, sino en la esmerada atención proporcionada por el equipo formado por Alexander Román -sommelier, cocinero y experimentado asesor de negocios gastronómicos-, el chef Ricardo Serna y el maître Juan Camilo Londoño.
 
Chicharrón acevichado.
Chicharrón acevichado.

Con nueva carta a punto de estrenarse (ordene las milhojas de pulpo a la gallega, una de las recientes invenciones ya disponibles), Son y Melona es también un espacio propicio para una rumba con buenos tragos (cuenta con 50 referencias de cervezas y 55 de vinos, además de una selección de “cócteles tradicionales, pero bien hechos”, sostiene Alexander Román), música crossover, en un ambiente cercano e informal.

Para los fanáticos de los postres, Son y Melona ofrece dos llamativas posibilidades: una torta caliente de almojábana acompañada de compota de guayaba, y el helado frito, una bola de helado apanada y frita con frutos rojos (el sabor elegido se rota por temporadas, y es una sorpresa que al restaurante le gusta reservar para cada comensal).

Son y Melona abre de lunes a sábados a las 12 m. De lunes a jueves cierra a la medianoche; los viernes y los sábados a las 2 pm. Funciona también los domingos de puentes festivos.