Son falsas VIP

“Son falsas VIP”
Eso dice el director del Isvimed, Diego Restrepo, sobre los proyectos VIP en El Poblado. Varios ciudadanos se unen para tomar acciones

“Los titulares de estos proyectos están violando las normas que regulan las VIS y VIP, desvirtuando el propósito de la norma, toda vez que la comercialización de los bienes se dirige a familias de estratos altos, vulnerando el derecho de los verdaderos destinatarios del beneficio”, denuncia Jenny Acero, abogada y representante de propietarios y administradores de varios conjuntos residenciales. Estos se sienten afectados por el desarrollo de un proyecto de Vivienda Interés Prioritario en la loma del Tesoro, entre otras cosas porque su escaso número de parqueaderos obligaría a sus residentes a estacionar en las vías aledañas, dificultando más aún la movilidad del sector.
El proyecto Oslo VIP -Vivienda de Interés Prioritario-, que actualmente se construye en la calle 6 con carrera 26, en la parte alta de El Poblado, adelantado por Conacol, constructora que afirma que aún no tiene apartamentos a la venta, contará con 190 apartamentos y 154 parqueaderos privados, según el permiso otorgado por la Curaduría Cuarta. Este proyecto, ha generado molestias en algunos vecinos que ven con preocupación cómo estos modelos de vivienda se expanden por El Poblado.
“Ya comenzaron las obras, están haciendo movimiento de tierras. Hace más de un año se entregó en Planeación para revisión una copia de la licencia de construcción del proyecto. En ese momento nos informaron que tenían más de 20 licencias en proceso de estudio, hoy se habla de más proyectos. El 7 de mayo de 2012 radiqué en el Concejo de Medellín un documento solicitando a la administración pública el informe de las acciones adelantadas para controlar y evitar la construcción de estos proyectos en estratos socioeconómicos 5 y 6. El Concejo se comprometió a estudiar el tema y a citar a una nueva sesión para tratar esta problemática”, señala la abogada Acero, quien espera una acción positiva de la corporación frente al tema.
Oslo es uno de los 42 proyectos VIP, que según el Departamento de Planeación de Medellín, se desarrollan actualmente en la ciudad en zonas como Laureles, Belén, La América y El Poblado, sectores donde el valor del metro cuadrado supera la norma de las viviendas de interés prioritario, que es de 160 mil pesos. Para el Poblado, según cifras de Camacol, el promedio del metro cuadrado es de 3 millones 200 mil.
Este tipo de proyectos, que fue concebido por el Gobierno Nacional para garantizar la vivienda digna a las familias de escasos recursos de estratos 1, 2 y 3, tiene un tope máximo de venta de 70 salarios mínimos legales, es decir no más de 39 millones de pesos.
“En el tema de las licencias vamos a iniciar una investigación especial con las curadurías y Planeación en cuanto a las VIP que se están construyendo en estratos altos y que son destinadas a un fin distinto para el que fueron creadas”, sentencia el contralor auxiliar Víctor Piedrahita.
Por su parte, Diego Restrepo, director del Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín –Isvimed–, entidad que construye VIP y VIS, aclara que algunos de los proyectos de vivienda de este tipo que se desarrollan en El Poblado y otros puntos de la ciudad, son falsos. “Los que se están construyendo en este momento en la comuna 14 no son de la Alcaldía ni de la alianza público-privada que el Isvimed tiene con Camacol. Hacemos un llamado a revisar desde la sociedad civil estos proyectos, que a pesar de ser legales desde las licencias de construcción, no están llegando realmente a los beneficiarios, que son los hogares de estrato bajo de la ciudad”.
La construcción de proyectos VIP está regulada con el decreto 2060 de 2004, del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, el cual establece las normas mínimas para vivienda de interés social urbana. Un esguince a esta norma nacional, según Diego Restrepo, permite a las constructoras construir las viviendas sin tener en cuenta el Plan de Ordenamiento Territorial.
“Lo más importante es la violación de la Ley 388/97, que se refiere a los planes de ordenamiento territorial, y al Decreto 2060 del 2004. Además se debe considerar que estos proyectos van a generar problemas de movilidad. En el caso puntual del proyecto VIP en la Loma del Tesoro se logró concertación con los vecinos para presentar una acción popular, tendiente a suspender la construcción”, concluye la representante Jenny Acero.