Simón, el Dogo de Burdeos

Simón, el Dogo de Burdeos
Considerado por la ley colombiana como un perro “potencialmente peligroso” el francés Dogo de Burdeos desciende, para algunos, del Moloso griego, y para otros de los mastines llevados a Europa por los Alanos, aunque también citan a los mastines celtas, o a los mastines asirios e indios que llegaron con los fenicios como el verdadero origen. Sin embargo hay quienes afirman que el tipo actual es el resultado de cruzar el Dogo de Burgos, el Mastiff y el Alano, mientras otros hablan del mismo Mastiff y el Bulldog. En lo que sí muchos coinciden es en que la raza ya acompañaba al hombre para el siglo I a. C.

Gladiador del circo romano, cazador de jabalíes y guía de ganado, el Dogo de Burdeos ganó gran popularidad por su fuerza que bien sabía combinar con una gran amabilidad. Hoy se le usa fundamentalmente como guarda. “Es valiente, de a‚specto fiero, pero no agresivo”, afirman los expertos. Un ejemplar de estos fue protagonista con Tom Hanks en Socios y Sabuesos.

Nacido el 15 de febrero de 2000 de padres españoles, Simón es nieto de un campeón mundial. “Es muy juguetón, incluso con los extraños, y tolera las travesuras de los niños. Para que coma no solo hay que mimarlo; exige que al cuido le piquen menudencia. Él sabe cómo chantajearnos”, dice su dueño.

Altura
Entre 58 y 68 centímetros.
Peso
Los machos superior a los 50 kilos y las hembras a 45.
Colores
Caoba, rubio o dorado, con la máscara negra o roja. Puede tener manchas blancas en el pecho y los pies.
Promedio de vida
10 años.
Característica especial
Su gran cabeza, del mismo tamaño de la altura a la cruz.
Relación con los niños
Muy buena.
Relación con otros perros
Buena.
Carácter
Digno, fiel, tranquilo, muy afectuoso con su amo.
Aptitudes
Guarda y defensa.