Siguen en el limbo

A tres semanas del primer aniversario de la tragedia y a horas de la implosión de sus viviendas, algunos de los damnificados de las torres 1 a 4 de Space aún esperan que les restituyen sus derechos patrimoniales

37 propietarios de las cuatro torres de Space que estarán en pie hasta el martes 23 de este mes, siguen a la espera de que la constructora CDO evalúe la contrapropuesta que le entregaron el 2 de septiembre, en reunión acompañada por la Procuraduría. Este 16 de septiembre, durante la asamblea de copropietarios citada por el liquidador de la Sociedad Lérida CDO, Marco Tulio Zapata, con el fin de plantear la extinción de la propiedad horizontal, surgieron propuestas de ambas partes para negociar y ponerle fin a la incertidumbre de estas familias. El liquidador les comentó a estas, que la idea es presentar una propuesta de negociación que quede sujeta a la aprobación de la Superintendencia de Sociedades, la cual incluye un abono a los afectados y el compromiso de que el pago restante quede sujeto a la venta del lote de Space.

En la asamblea, algunas familias plantearon otras fórmulas. “La ley es muy clara -dijo Javier Henao, propietario del apartamento 915 de la fase II-, cuando compras un producto y este es defectuoso, te deben devolver el valor, en este caso el valor del inmueble indexado, pero no indexado a lo que pagaste ayer, antier, no, es al valor actual del inmueble; otra propuesta podría ser que se construya algo similar para nosotros… por ley se podría hacer así”.

Como en la asamblea no fue posible definir la extinción de la propiedad horizontal, por falta de quórum, tras la implosión se citará de nuevo a los copropietarios para definir dicha extinción y, posteriormente, hacer la liquidación de la persona jurídica tal como lo establece la ley.

Pasado el susto
Entre tanto, continúan los preparativos para la implosión de lo que queda de la unidad residencial Space, pese al susto que se llevaron los empleados de Demoliciones Atila el pasado martes 16 de febrero, cuando por orden del Dagrd desalojaron el conjunto residencial luego de escuchar ruidos que podrían advertir peligro para sus vidas. Después se normalizó la situación: “Se hizo visita al edificio y este no ha perdido verticalidad, ya no vamos a utilizar herramientas, estamos forrando las columnas con una malla especial para que no haya proyecciones de fragmentos, una vez se implosione la torre”, explica Rogelio Gómez, gerente de Atila, empresa contratada por la Alcaldía para esta labor.

Advertencia
Vivir en El Poblado conoció una carta que Bernardo Vieco, de Vieco Ingeniería de Suelos, empresa que en su momento realizó los estudios de suelos del lote de Space, envió a la constructora CDO el pasado 15 de septiembre. En ella advierte sobre “la existencia de unas contenciones que se apoyan sobre la estructura (de Space) y que al demolerla pierden su posibilidad de apoyo. Como estas contenciones a su vez soportan parte del terreno hacia la urbanización vecina Olivares, al desaparecer la estructura de Space, podrían desplazarse o fallar, afectando las casas o las zonas verdes de Olivares”. Al cierre de esta edición, se desconocía la respuesta de CDO a esta advertencia.