Sigue el atraso por los permisos

  
   
 Tanto el Fondo de Valorización de Medellín -Fonval- como la Junta de Representantes de Propietarios y Poseedores de El Poblado solicitan a los dueños de los predios que se impactarán con los proyectos de valorización, autoricen al Fonval para que el Área Metropolitana pueda iniciar el trámite de la licencia ambiental. Esta autorización no es más que un permiso para que el Área ingrese a la propiedad, pues para dar o negar la licencia ambiental ésta debe analizar primero el estado de los recursos naturales y de los árboles que se afectarían por la obra, con el fin de determinar si se deben proteger, talar, trasplantar o, simplemente, para hacer recomendaciones. Sin este requisito previo a la licencia ambiental no se pueden adelantar las obras ni hacer la distribución o derrame de valorización.
Para tranquilidad de los propietarios, vale aclarar que los predios únicamente se podrán intervenir cuando sean propiedad del Municipio y no antes.

Ocho obras pendientes de autorizaciones
“Esta falta de autorizaciones nos tiene atrancados”, dice Luis Alberto García, director ejecutivo del Fonval, quien enfatiza que no es culpa del Área Metropolitana, pues la entidad se está ciñendo a la ley. “Sin esas autorizaciones de los propietarios, el Área no admite el proceso, no puede empezar a tramitar la licencia ambiental para saber si la otorga o no, y el proyecto se atrasa. Además de atrasarse el inicio de la obra, se congela el proceso en sí, porque no se puede distribuir”.
El ingeniero Ignacio Arbeláez, Presidente de la Junta de Representantes de Propietarios y Poseedores, también pide a los propietarios que permitan el ingreso a sus inmuebles para que se haga la evaluación ambiental y no se entorpezca más el cronograma de unas obras viales que El Poblado necesita con urgencia.
Según Luis Alberto García, de los 22 proyectos decretados para construir mediante valorización, 14 ya cuentan con las autorizaciones de los propietarios para que el Área los evalúe. En los ocho proyectos restantes (entre ellos un tramo de la Avenida 34) hay 54 predios, en 26 de los cuales no se ha obtenido el permiso para ingresar a hacer la evaluación ambiental. Una de las causas es que algunos de los dueños viven fuera de la ciudad y es difícil contactarlos; en otros casos, pasa que son varios los propietarios de un mismo predio y no se ponen de acuerdo para autorizar, o, lo más frecuente, que no se autoriza por un temor infundado a que se intervenga la propiedad.