Sexo por dinero en El Poblado

– Papi, díme qué quieres.

– No sé, ¿qué tienes para dar?

– (Recostada sobre la ventanilla y dejando ver parcialmente sus senos): Hagamos una cosa. Vamos a dar una vuelta, sin compromiso, y si no nos ponemos de acuerdo me vuelves a dejar aquí, y listo.

Mover el carro unos metros, y recibir otra oferta.

– Hola, ¿qué estás buscando?

– Todavía no sé, ¿tu que tienes?

– Una m(…) 10 mil y una p (…) 30 mil. (Con una mezcla de malicia y prevención): Si quieres una costeña bien dotada podemos hablar (enseña sus genitales masculinos).

Un poco más adelante, otro grupo de prostitutas, más jóvenes, que se ríe desprevenidamente con un joven de cabeza rapada que da giros sin sentido en una vieja bicicleta de cross, no atiende al supuesto cliente que ya ha parado en dos puntos y no ha subido a nadie a su carro.

Volantes promocionales

La prostitución es un secreto a voces que se riega por diversos sectores de la comuna 14, mientras que el comercio ilegal de explotación sexual y proxenetismo extiende sus redes clandestinas. Para controlar el impacto negativo de estas actividades, la Alcaldía viene adelantando una serie de programas que buscan atender a esta población y propiciar espacios pedagógicos a los demás ciudadanos para que la sexualidad se desarrolle dentro de un marco de salud y legalidad.

“Contactos y acompañantes. Tenemos lindas chicas, universitarias de 18 a 25 años, elegantes y complacientes en tus fantasías sexuales. Atendemos únicamente domicilios (apartamentos, moteles, hoteles). Ofrecemos servicios las 24 horas para caballeros (ejecutivos, profesionales, turistas), parejas, servicio de caballeros para dama, lesbi, servicio especial de su señora por un día. Solicite su fantasía sexual y se la realizaremos”. Tal es el texto de un volante que entregan en el semáforo del Parque de El Poblado y que incluye tres números telefónicos para hacer el contacto. Al final del volante dice: “Recibimos damas de 18 a 25 años, excelente presentación personal. Altos ingresos”. La realidad no se parece en nada a lo que ofrecen estos volantes.

No se sabe cuántos ni cuántas

En la actualidad no se puede establecer con precisión cuantas personas están dedicadas a la prostitución en Medellín porque hay varios factores que inciden: La movilidad en sus sitios y horarios de trabajo, no todos quieren acogerse o acercarse a los programas, hay sitios clandestinos en toda la ciudad y hay mercados de proxenetas que no permiten que sus víctimas se acerquen a estos programas.

No obstante, el programa de la Alcaldía “Por una vida más digna” ha atendido unas 3.000 personas, de las cuales cerca del 60% ejerce la prostitución.

Salubridad
La salubridad en estas prácticas depende en gran medida de los lugares y el perfil de los clientes. Así lo indican los trabajos de campo que muestran una clara estratificación de servicios, que van desde personas que cobran tarifas de mil pesos hasta personas que reciben $50 mil ó $100 mil por cliente. “Así que el cuidado depende de la oferta y la demanda y los tipos de clientes”, explica Juan David Higuita, psicólogo del programa “Por una vida más digna”. Sin embargo, la regulación de sanidad a esta población es un gran problema debido a que muchas veces es disfrazado por otras actividades como salas de masajes, servicios por solicitudes telefónicas y en bares.

Sectores
La estratificación de los centros de prostitución y lo que determina el costo de las transacciones sexuales que allí se hacen, dependen de esencialmente de dos factores:

  1. Tradición histórica: La permanencia de ciertos lugares durante mucho tiempo los acredita.
  2. Ubicación: Igualmente sitios como La 30, La 33 y El Poblado, porque los establecimientos públicos, la vida nocturna, ser zona de tránsito hacia sectores de estratos altos, abren un mercado y genera condiciones económicas especiales.

En esta comuna los sitios que identificados como zonas con prostitución son: los alrededores del Parque de El Poblado y de la Zona Rosa junto con los tradicionales de La 30 y La 33 más algunos sitios semiclandestinos en inmediaciones de las transversales donde el precio fluctúa acorde con las condiciones de seguridad, instalaciones y servicios adicionales (bar).

Las duras cadenas del proxenetismo
El problema de proxenetismo es de tal dimensión en la ciudad que el año pasado la Fiscalía tenía 1.500 personas que habían denunciado el abuso sexual, pero solo pudo atender a 480 personas afectadas, a las cuales les hizo sensibilizaciones, atención psico-social y empezaron su proceso de denuncia.


Capítulo IV, prostitución
Algunos apartes de lo que dice el capítulo 4 del Código de Policía de Antioquia sobre este tema:

Artículo 69. Ejerce la prostitución la persona que comercia habitualmente con su cuerpo para la satisfacción erótica de otros, mediante relaciones sexuales. La prostitución, en sí misma, no constituye contravención.

Artículo 70. Los concejos municipales dentro del plan de ordenamiento territorial señalarán, mediante acuerdo, zonas especiales para el funcionamiento de casas de lenocinio.

Estos establecimientos no podrán ubicarse a menos de 300 metros de: plazas de mercado, parques, sitios populares de recreación, centros docentes y asistenciales, casas de beneficencia, templos, cuarteles, cárceles y fábricas. Determinadas las zonas, los establecimientos que se encuentren fuera de éstas, dispondrán de seis meses para trasladarse a las indicadas por los concejos.

Artículo 72. Las administraciones municipales en forma periódica deberán desarrollar campañas educativas de prevención y tratamiento de Enfermedades de Transmisión Sexual y Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida).

Artículo 74. Quien padeciendo el SIDA, ejerza la prostitución será sancionado por las autoridades competentes, conforme a lo dispuesto por el Decreto 1543 de 1997, sin perjuicio de la acción penal a que haya lugar.

Artículo 76. La música y venta de bebidas alcohólicas, en los lugares destinados al ejercicio de la prostitución, solo se permitirá de las 10 a.m. a las 2 a.m. del día siguiente.

El alcalde podrá reducir este horario por motivos de orden público o tranquilidad ciudadana.

Artículo 77. Quien tenga conocimiento del ejercicio de la prostitución por un menor de edad, o de su convivencia en casa de lenocinio, dará aviso al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar o a la comisaría de familia competente.