¿Será el POT otro esfuerzo fallido?

Comité de Valorización de El Poblado se pregunta
¿Será el POT otro esfuerzo fallido?
Las inconsistencias en el Plan de Ordenamiento Territorial y la ausencia de controles por parte de la Administración Municipal para aplicarlo, son su mayor preocupación


Reunión reciente del Comité de Valorización de El Poblado

Tras la primera socialización del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) en El Poblado el pasado 30 de mayo, un grupo de ciudadanos se dio a la tarea de hacer al menos un primer acercamiento a las nueve mil páginas que comprenden el documento del POT para plantear sus preocupaciones frente al modelo de ciudad que se está proponiendo y las implicaciones que esas decisiones tendrían para El Poblado.

< Stella Salazar, arquitecta y urbanista

Se trata del Comité de Valorización de El Poblado, integrado por residentes y profesionales en diferentes áreas que desde hace cinco años se interesan en los temas de urbanismo, construcción y convivencia en la comuna 14, debido a la construcción del puente de la calle 4 Sur, Gilberto Echeverri Mejía. Vivir en El Poblado quiso conocer su apreciación.

“Es una socialización sin participación ciudadana. Se discute un documento sin conocerlo. La administración no puede pretender que la comunidad asimile ese documento en tan poco tiempo. ¡Es una locura!”, fueron las manifestaciones del grupo en una de sus reuniones. “Después de hacer un recorrido por el POT y de diferentes planes de Medellín desde 1983, me encuentro que los principios que los sustentaban, como el desarrollo humano, la solidaridad y la sostenibilidad, son enunciados que vienen desde siempre y que no se han podido materializar”, expresó la arquitecta y urbanista Stella Salazar, en representación del Comité. Precisamente, teniendo en cuenta sus investigaciones y los principios que fundamentan el modelo de la ciudad del nuevo POT, llamar la atención sobre los siguientes asuntos que les preocupan:

Sostenibilidad ambiental

“Encontramos que el agua que se consume en Medellín y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA) proviene de los embalses de La Fe, Valle de San Nicolás, en Oriente, y de río Grande y río Chico en el Nordeste, y que las aguas servidas e industriales también van a dar a otras subregiones. También que solo producen 180 de las 6.000 toneladas de alimentos que consumen diariamente. Vivimos a expensas de otras subregiones. La práctica constructiva que se da en la región contradice directrices de carácter ambiental, lo hemos visto en los problemas que se generan en las laderas de Medellín. La contaminación del aire es muy grave porque se queda retenido en este valle estrecho y de pequeñas planicies. Contamos con más de 200 quebradas en el AMVA, pero se construye sobre ellas y por su mal mantenimiento provocan deslizamiento en las laderas. En definitiva, Medellín no es sostenible. Para unas buenas condiciones de vida necesitaríamos entre 42 y 47 áreas metropolitanas”.

Competitividad

“La noción de desarrollo se desliga de la sostenibilidad y del equilibrio social, beneficiando a grupos minoritarios de la población. Nos preguntamos: ¿si en el POT dice que hay solidaridad con el departamento, por qué no hacen partícipe a las subregiones de las oportunidades que tienen Medellín y el Área Metropolitana, puesto que se impone una responsabilidad social y una deuda acumulada?
La inequidad municipal se traslada a la inequidad del departamento. Medellín podría desacelerar un poco su crecimiento si logra distribuir beneficios del desarrollo”.

Equidad social

“En Medellín y el AMVA los desequilibrios sociales no se deben a que una minoría sea más inteligente o trabajadora, sino a que las fuerzas del mercado hacen que los recursos económicos los capitalice un sector minoritario. La falta de oportunidades en la educación, el desempleo, la inseguridad, las condiciones precarias de vida de la población desplazada, los habitantes de calle, el narcotráfico y sus secuelas se convierten en una amenaza social, mientras tanto los grandes eventos, la imagen de la ciudad innovadora y de los grandes proyectos urbanos posicionan a Medellín en el rango internacional”.

Equilibrio funcional del territorio

“La Ciudad Región (concepto que apareció en 1997) y el POT pretenden reconocer a Medellín y posicionar su primacía con respecto a las subregiones del AMVA y del Oriente; le permite resolver problemas de vivienda sin solucionar el desempleo y las infraestructuras sociales que necesitan.

Cuando se lo expresamos al subdirector de Planeación, Juan Manuel Patiño, nos contestó: ‘De la sobretasa metropolitana, Medellín paga el 80% y los municipios el 20%’. Pues claro, si Medellín es la que deteriora las condiciones de vida del resto, esa compensación debe ser equitativa. No estamos de acuerdo con que se propicie ese desorden urbano en la vecindad porque se niega el derecho a esos municipios de conservar su identidad y prever su futuro sostenible.

Crecer hacia adentro (apareció en 2006), la otra idea del modelo, propone edificios de más o menos treinta pisos. Esto marca una etapa de densificación del área urbana que tiene agotado el suelo de la ladera oriental de la comuna 14 (El Poblado) y que también se presagia para la ladera occidental. Densificar la ciudad y alterar el territorio de ladera compromete la vida, como lo demostró lo ocurrido con los edificios Space y Altos de Calazania”.

Administración Municipal

“La falencia que tiene la Administración de Medellín es de controles y de no tener definido a quién le toca qué. Ella misma da permisos para violar leyes. En el POT llegan hasta el punto de la Evaluación, pero no se considera el Control. Esto es lo más importante que se debe definir, las normas y los protocolos para poderlo aplicar”, expresa por su parte Gloria Gaviria, ingeniera administrativa, integrante del Comité.

“Además de que a la administración le falta control, confiesa que le falta control, que no hay quién aplique las leyes. ¡Es el colmo que la administración diga que ellos escriben y que otras personas cumplan!”, manifiesta Luis Fernando Lalinde, administrador de empresas, también integrante de este grupo.

La propuesta

“Nuestra propuesta es que la ciudad se recupera al saber construir la ciudad (con una visión global y específica) por parte de la Administración y los encargados del control y al saber vivir la ciudad por parte de los habitantes. Incluimos la civilidad o la cultura ciudadana como una prioridad entre los ‘grandes proyectos para la vida y la equidad’. El esfuerzo que hoy adelantan la Administración y la comunidad no puede ser otro esfuerzo fallido”, puntualiza Stella Salazar.

Sigue la socialización

La Valorización, como una de las formas de financiación del POT, la definición de las zonas mixtas, el uso del espacio público y la indisciplina social a raíz de la ausencia de control, son algunas de las angustias permanentes para los habitantes de El Poblado, y se tendrán que mirar más adelante con detalle.

Por ahora la comunidad tiene una cita con el POT: Planeación, con presencia de su director Jorge Pérez, realizará una nueva socialización en el auditorio del Centro Comercial Oviedo, el viernes 20 de junio de 4 a 9 pm.

El 27 de junio el Consejo Territorial de Planeación entregará su concepto (recomendaciones que no son de obligatorio cumplimiento) a la Alcaldía y al Departamento Administrativo de Planeación para continuar la discusión en el Concejo de Medellín.