Sense, una experiencia en un momento único

Jóvenes con diferentes especialidades se inspiraron en Islandia para ofrecer un espacio temporal de creación durante octubre

Carlos Cadena, Carolina Daza, Ana Sofía Salazar, Michaela Stapleton, Tatiana Mejía, Juan Sebastián Salazar, Carolina Gaviria

Por Luisa Martínez

Si se sumerge en este lugar con los sentidos abiertos y deja al aire la espontaneidad de los sentimientos, cualquier cosa puede suceder. Sense, pop up sensorial, es espacio no permanente, itinerante y temporal que se adecuó en un local desocupado de la calle 9, cerca al parque de El Poblado, para vivir experiencias irrepetibles. La propuesta es una cocreación entre Humanese y el restaurante Osea, a la que se unieron otros jóvenes artistas, cocineros, académicos y agentes culturales para ofrecer todo tipo de alternativas en octubre.


Salomón Borenstein, fundador y jefe de cocina del restaurante Osea

Un viaje reciente a Islandia de Carolina Daza y Carlos Cadena, los creadores de Humanese, inspiró esta idea, y el chef Salomón Borenstein abrió la oportunidad en un lugarcito que aguardaba al lado de su restaurante Osea. A Islandia llegaron motivados por una instalación del artista danés Olafur Eliasson que los dos visitaron en el Museo Louisiana de arte moderno, cerca de Copenhague. “Llegué a ese lugar y sentí el golpe. ¿En dónde estoy?, me preguntaba. Era como estar en la luna”, narra Carolina, emocionada con ese paisaje lejano y desconocido, de rocas y acantilados que había retratado ese artista que con esmero ha estudiado.

Parte de ese lugar y de las sensaciones que allí se generaron, quisieron traer a este espacio de cocreación para acercarnos a otras realidades no muy comunes en nuestro entorno. Emprendieron la investigación de este país y otros dos trabajos complementan la propuesta de Sense: un documental, que surgió como resultado de un experimento en el que artistas –fotógrafos, cineastas y músicos– emprendieron una aventura, sin conocerse previamente, por la naturaleza de Islandia. Documentaron esa experiencia cargada de colores, imágenes volcánicas y los sutiles sonidos de un territorio poco habitado, en Outliers Vol. 1. Este producto audiovisual se proyectará todo el tiempo y acompañará las intervenciones artísticas que recrean a Sense.

El otro trabajo es el libro Scarcity in Excess – The Built Environment of Iceland, un estudio académico en el que se explica cómo el país, a partir de la naturaleza, su mayor recurso, fue un insumo vital para recuperarse de la crisis financiera de 2008. El jueves 29 de octubre, a las 7: 30 pm, Carlos Cadena contará de una manera divertida, sus vivencias y aprendizajes en Islandia.

Experiencias para todos los sentidos
Sus compañeros, jóvenes con diferentes especialidades, reconocen que los cocreadores de Humanese son promotores de cambios en la ciudad. “Se nos ocurrió utilizar este espacio de manera temporal para ver qué sucede”, explica Carolina. La oferta de experiencias se entremezcla con clases de yoga y meditación, cocina saludable, instalaciones artísticas, charlas, talleres de escritura creativa, música, conferencias semiacadémicas y noches de menú artístico en el restaurante Osea. Algas y Piedras, Volcanic Shorebreak, Témpano de Hielo y Diamantes y Ceniza son algunas de las creaciones del chef.

Una guía para el equilibrio
El yoga es otra de las pasiones de Carolina Daza. Estudiando esta disciplina en París, conoció a Michaela Stapleton, una inglesa, saxofonista clásica y profesora de Yoga. Juntas ofrecerán clases de yoga, de lunes a viernes: 8 am a 9 am; 12 m a 1 pm; 7: 30 a 9 pm. “Para mí el yoga es el equilibrio entre el alma y la mente, y no es otra cosa que la conexión con la naturaleza”, expresa Michaela, una joven de aire carismático que se enamoró de Colombia y visita por tercera vez el país, para continuar explorando su hermoso paisaje y su gente.

Jugando a ser Dios
Tatiana Mejía, ilustradora y diseñadora invita a explorar la creación por medio del dibujo. Ofrecerá el taller Jugando a ser Dios. Dice que “todos podemos ser dioses porque creamos nuestros personajes y hacemos que existan. Cuando niños, todos dibujábamos, pero adultos negamos que podemos hacerlo porque la sociedad nos sumerge en otras tareas y perdemos la magia de crear”. Este será un espacio en el que no se tiene que ser experto para dibujar y pueden participar desde los 7 hasta los 99 años. Talleres el 11, 18 y 25 de octubre, de 2 pm a 5 pm.

Ver toda la progamación en www.humanese.co