Secretos para contar: regalos en forma de libro

Secretos para contar: regalos en forma de libro
En mulas que se deslizan por barrancos filosos y atraviesan ríos caudalosos, en camperos que se hunden en el fango por carreteras de vértigo, en botes que remontan ríos tragados por la selva y la maleza, en avionetas que parecen hojitas al viento aterrizando de milagro en escampados en medio del bosque, o simplemente a pie y con su tesoro al hombro.


Conozca el trabajo de esta fundación en: www.youtube.com/user/fundasecretos

Así, como misioneros en tierras inhóspitas, llegan los talleristas de la Fundación Secretos para Contar a cumplir con su misión: entregar personalmente a las familias campesinas los libros de una colección creada, diseñada y producida para ellas por profesionales de varias disciplinas sociales.

Libros como tesoros
Hasta el momento han sido editados 12 tomos con contenidos diferentes: cuentos, recetas de cocina con los productos de sus huertas, diccionario para enriquecer el vocabulario, enseñanzas prácticas para el campo -como la manera de hacer compost, injertos o construir filtros de agua-, o historias universales y locales que dan cuenta del planeta y las características de los seres vivos. Todos tienen ilustraciones y fotografías que invitan a leerlos, mirarlos y cuidarlos como un tesoro en torno al cual se unen padres, hijos, abuelos y sobrinos. En los libros de Secretos para Contar están condensados un sinfín de conocimientos para crecer intelectual y socialmente, y mejorar la calidad de vida. Sus contenidos no son producto del azar sino seleccionados a partir de un trabajo de campo, en el que se consultó a las familias que serían beneficiarias qué saberes querían adquirir, con qué tipo de textos querían empezar a formar una biblioteca en su casa.

Pasión y vocación
Pero el trabajo va más allá de entregar los libros como si fueran un paquete que se da por cumplir. Las familias son convocadas por intermedio de las secretarías de educación municipales y las escuelas rurales. Con la ayuda de los maestros, los talleristas -con vocación a toda prueba pues son los que llenos de ánimo llegan hasta aquellos rincones- entregan los libros en forma personalizada en medio de jornadas de promoción de la lectura, talleres tan alegres que se convierten en una verdadera fiesta alrededor del conocimiento. Y cada vez que sale un nuevo tomo se reanuda la misión con las mismas familias y la misma pasión. Con programas radiales que se pasan en las emisoras comunitarias se refuerza la labor de los talleristas.
Secretos para Contar trabaja gracias al apoyo de una red de donantes de los sectores público y privado, indica María Isabel Abad, directora de proyectos de la fundación. La experiencia en Antioquia ha sido tan exitosa que se ha replicado en otros 20 departamentos del país, mediante el programa Red de Seguridad Alimentaria de la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional de la Presidencia de la República.