Se volvieron a prender las alarmas

Se volvieron a prender las alarmas
El homicidio en un hostal y la percepción de inseguridad generaron nuevas decisiones para evitar delitos en El Poblado


La policía abrió la cuenta en twitter @ESTACIONPOBLADO

Aunque la comuna 14 sigue mostrando datos positivos en seguridad en el comparativo con la ciudad, algunos casos recientes han prendido de nuevo las alarmas y han generado decisiones que se implementarán en las próximas semanas.
Uno de esos hechos lamentables ocurrió el miércoles 25 de abril en el hostal Tamarindo (calle 7 con la 35). Allí fue asesinado el ciudadano norteamericano Denis Ian Levy, de 59 años, quien recibió un disparo en el abdomen en medio de un atraco que querían perpetrar un hombre y dos mujeres en el lugar.
Tras esta situación la Policía convocó a los dueños de los hostales, quienes recibieron algunos consejos de seguridad y estuvieron de acuerdo en iniciar procesos para instalar cámaras de vigilancia.
Alejandro Salazar, del hostal Samán y representante de este gremio en la Mesa de Competitividad Turística de Medellín, dijo: “Estamos comprometidos con la seguridad y queremos hacer propuestas para conectarnos mucho más con el sector de la Zona Rosa, trabajar juntos y evitar estas situaciones”.
Salazar pidió, además, un mayor pie de fuerza para combatir a la delincuencia común.
En la reunión quedó claro que tanto para las autoridades como para la comunidad, la inseguridad es latente. El mismo coronel Fabio Rojas advirtió que se vienen retos para la Policía como frenar el hurto express (moto y parrillero armado) que se ha convertido en uno de los modus operandi más preocupantes.
Incluso se habló del reto que significa el puente de la 4 Sur, que comunica a El Poblado con Guayabal. Su entrada en funcionamiento obligará a implementar nuevas estrategias para hacer cercos de seguridad, por las opciones que abre a los delincuentes para su ingreso y huida de la comuna 14.

Decisiones
Luego de analizar la situación se decidió establecer un nuevo cuadrante de seguridad para completar un total de 10 en El Poblado. Con anterioridad también se había instalado una carpa de la policía (en el cruce de la carrera 34 entre las calles 7 y 8). Allí estaría un policía en los alrededores, aunque, según dicen los vecinos, hasta ahora no han visto efectivos en el sitio. Incluso uno de los propietarios de un local de oficinas, situado al frente de la carpa, denunció que ha sufrido dos robos en un mes.
La policía también llevará al Concejo de Medellín una propuesta para que no se permita el parrillero en las zonas que presentan estas problemáticas.
Por lo pronto, los índices que reporta la Estación de Policía de El Poblado son menores también en relación con el año anterior: este año se han presentado cuatro homicidios (en el área metropolitana van 498), cuatro menos que en el mismo periodo de 2011. En cuanto a hurtos, el reporte habla de 84 casos (el 11 por ciento de los 666 ocurridos en el área metropolitana), frente a 134 registrados en el Poblado en igual lapso del año pasado. En capturas, hasta el 5 de mayo iban 378, mientras el año anterior el reporte era de 352 hasta esa fecha.
La comunidad y los comerciantes plantean que quizá no haya el suficiente pie de fuerza en la comuna. Al respecto se sabe que El Poblado cuenta con 250 policías, es decir un policía por cada 547 habitantes, mientras el estándar internacional advierte que debe haber un uniformado por cada 250 personas.