Se oía desde la Superior

Terminó Altavoz y, a gusto de Margarita M. Villa Posada, “fue increíble el ruido” que tuvo que soportar el puente festivo pasado. “Está muy bien que se den estos espacios, pero no en detrimento de toda la ciudad. Son más de las 21:00 de un lunes festivo y los bajos se oyen horrible”, reportó. En su opinión, es incomprensible que la misma Alcaldía siga promoviendo la exagerada contaminación auditiva.